Psicología

Inicio Psicoanálisis Freud y Un Caso de Cura por Hipnosis

Freud y Un Caso de Cura por Hipnosis

Publicado por Malena

A fines del siglo XIX, Sigmund Freud publicó el caso de la curación de una paciente por medio de sugestión hipnótica.

Se trataba de alguien a quien él conocía desde hacía muchos años y que pudo seguir observando varios años después.

Era una mujer joven, dotada de excelentes cualidades, de carácter sereno y tranquilo y que jamás había dado la impresión de sufrir de nerviosismo alguno.

Un caso de cura por hipnosis

Su madre y su hermana eran perfectamente sanas, sin embargo un hermano había padecido de joven de una neurastenia, cuya etiología, pudieron haber sido las dificultades sexuales propias de la pubertad, la dedicación excesiva al estudio y las exigencias de los exámenes; que dieron lugar a una serie de trastornos fisiológicos que finalmente se transformaron en una alteración de su carácter que lo convirtieron en poco menos que un inválido.

Esta paciente, en la oportunidad de tener su primer hijo, había decidido con mucho entusiasmo criarlo sin ninguna ayuda, con el deseo de ser una buena nodriza.

Pero, a pesar de que estaba en perfectas condiciones físicas, tuvo poca leche, le dolían mucho los pechos cuando el bebé succionaba, perdió apetito y el sueño y se sentía todo el tiempo muy excitada.

Luego de catorce días, como todos los intentos de amamantar normalmente a su hijo fueron vanos, aceptó contratar los servicios de un ama de leche y le desaparecieron de inmediato todos sus síntomas.

Después de tres años, tuvo su segundo hijo y volvió a sufrir los mismos trastornos post parto ante la experiencia de la lactancia, esta vez aún más penosos.

Se sentía tan deprimida por esta situación que la familia resolvió consultar a los prestigiosos doctores Breuer y Lott, quienes aconsejaron como última tentativa para lograr la lactancia materna, el método de la sugestión hipnótica.

Fue entonces que Freud fue citado por estos médicos para practicarle hipnosis, técnica que no ofrecía confianza a la familia ni ninguna expectativa favorable.

La joven estaba furiosa por no poder amamantar a su hijo y ese día, para no vomitar, no ingirió ningún alimento; sin embargo, su estómago estaba dilatado y podía sentir sus contracciones.

Freud procedió a hipnotizarla, fijando su mirada en sus ojos y tratando de inducirle el sueño, lográndolo después de tres minutos; y en ese estado recuperó su expresión tranquila habitual.

Freud le habló, tratando de convencerla de que era una excelente nodriza y que su hijo crecería perfectamente sano; que su estómago ya funcionaba muy bien y que se despertaría con gran apetito.

Efectivamente, cuando despertó, la paciente no recordaba nada de lo sucedido durante la hipnosis, pero esa misma noche cenó normalmente durmió profundamente y pudo alimentar a su hijo sin ninguna dificultad.

Sin embargo, al día siguiente, al mediodía, le volvieron los síntomas y los mismos problemas para dar de mamar a su bebé.

Freud la sometió a hipnosis por segunda vez, pero en esta oportunidad con mayor energía; y en su tercera visita ya no necesitó hipnotizarla porque se encontraba perfectamente bien; y de hecho le dio de mamar a su hijo durante ocho meses.

En el tercer embarazo ocurrió exactamente lo mismo y con la segunda sesión de hipnosis desapareciendo los síntomas.

Según Freud, el mecanismo psíquico que suprimió la sugestión hipnótica fue una representación ligada a la emoción de una exagerada expectativa, debido a la importancia que tenía para esta paciente el hecho de amamantar a su hijo y su inseguridad subjetiva.

Esta situación hizo surgir una serie de representaciones penosas, contrastantes con el propósito.

Freud consideró a esta paciente una histérica ocasional, que tiene el firme propósito de alimentar a su bebé pero también la voluntad contraria, que resulta superior a su deseo consciente, que es lo que le provoca todos los síntomas para eludir esa obligación, dualidad que para ella es incomprensible.

En las neurosis de fracaso se presentan también estas representaciones como una tendencia pesimista y una depresión anímica.

En la neurastenia la persona ejecuta la acción pero acuciada por la duda y los miedos.

Fuente: “Sigmund Freud – Obras Completas” Tomo I, capítulo IV “Un caso de curación hipnótica”, página 22.

Categorías: Psicoanálisis