Psicología

Inicio Psicología Educacional Pedagogía Waldorf

Pedagogía Waldorf

Publicado por Malena

Este método de enseñanza fue creado en 1919 por el filósofo Rudolf Steiner, quien fundó una escuela en Alemania para desarrollar este sistema, respondiendo al requerimiento del director de la fábrica de cigarrillos Waldorf Astoria, quien se interesaba por la educación de sus empleados.

Se basa principalmente en acompañar al individuo desde niño, en sus distintas etapas evolutivas mediante una educación integral.

pedagogia-waldorf

Esta metodología ha sido reconocida por la UNESCO y se ha difundido por todo el mundo. En Argentina existen unas diez instituciones en Buenos Aires y otras en Córdoba, Carlos Paz, Villa General Belgrano, Neuquén y Bariloche.

Los contenidos que se enseñan en estas escuelas incluyen no solamente lo que dispone la enseñanza oficial sino también conocimientos artesanales y técnicos.

La diferencia más notable de este tipo de educación es la forma de evaluación, ya que se evalúa el proceso de aprendizaje día a día y no se expone al alumno a situaciones de examen; y por otro lado la forma diferente de ejercer la autoridad.

La calificación de los alumnos es conceptual hasta los doce años, posteriormente se realizan calificaciones pero siempre teniendo en cuenta el concepto.

La dirección de estas escuelas es colegiada ya que un consejo de maestros son los que tienen a su cargo los asuntos de la escuela.

Los padres pueden participar activamente aportando sus ideas en todo momento.

Los alumnos no usan uniformes y las clases se dividen por épocas.

El mismo maestro acompaña a los mismos alumnos durante varios años, para conocer bien a cada niño y poder percibir de cerca qué es lo que cada uno necesita para aprender, teniendo en cuenta las capacidades individuales.

Esta metodología resulta ideal para niños con dificultades de aprendizaje o necesidades especiales.

El sistema Waldorf se divide en tres períodos de siete años cada uno, el primero es el de la infancia hasta los siete años centrado en el desarrollo físico, el segundo, que corresponde a la infancia media, desde los siete a los catorce años, que abarca el conocimiento del mundo mediante el desarrollo de la imaginación y el tercero, durante la adolescencia, que se ocupa de la maduración de la personalidad y de la capacidad intelectual del individuo.

Los primeros siete años se realizan actividades que se relacionan con los sentidos y el desarrollo del cuerpo. Se amasa pan, se muelen granos, se hacen meriendas, se pinta con acuarelas, se hacen manualidades etc., y se trabaja y se juega con elementos totalmente naturales.

El objetivo de la segunda etapa es el niño en el mundo. Se abordan las distintas asignaturas individualmente asignándoles un período de tiempo a cada una de ellas para profundizarlas y percibirlas desde distintos puntos de vista, en forma convencional y por medio de imágenes, fomentando las actividades artísticas, físicas y prácticas, como el tallado, juegos didácticos, tejidos de todas clases, y música.

En el deporte se practica natación y atletismo.

En la tercera etapa se incentiva el pensamiento autónomo y la búsqueda de lo esencial. Se aprende computación y el idioma alemán como segunda lengua con la posibilidad de realizar viajes de intercambio a Alemania, Estados Unidos o Inglaterra.

En esta etapa se aprende a trabajar la madera, a coser a máquina, tejido con telares, artesanías en metales, alimentación, cestería, expresión corporal, escultura, restauración, encuadernación, escultura, arte cinematográfico, teatro, electricidad, confección de calzado, etc.

Los jóvenes tienen la oportunidad de expresarse protagonizando una obra de teatro al terminar el ciclo académico.

Se realizan en todas las épocas campamentos y se practican una gran cantidad de deportes.

Fuente: Revista Colegios y Empresas, artículo publicado por Paula Coello.

Categorías: Psicología Educacional