Psicología

Inicio Amor, Psicoanálisis Condiciones del amor

Condiciones del amor

Publicado por Betina Ganim

Ya he dedicado otros artículos a las contribuciones, de Freud, a la psicología del amor.

Tal vez porque ya pasó el Día de San Valentín –y no herir susceptibilidades- hoy voy a hablar de la degradación del amor. A una de las condiciones de las que habla Freud para elegir el objeto de amor: degradarlo.

la degradacion

Podemos decir que esas otras condiciones que nombra Freud, esas condiciones de elección de objeto: la condición del tercero y la del amor por mujeres “fáciles” (los invito a releer estos artículos en el blog) tienen un tinte, si se quiere, de comicidad.

Lo cómico tal vez sea esa exigencia de tales rasgos del objeto de amor. Porque tal vez lo esperable es que la mujer a amar sea hermosa, decente o que posea bienes materiales que convoquen el deseo del caballero. Pero no, lo que Freud primero nos indica es que sea la mujer de otro. ¿Y eso? No solo eso; sino que sea una prostituta…

Para entender un poco de qué va Freud con esta comedia, hay que entenderlo en términos psicológicos –no biológicos. Lo psíquico que entraña la vida amorosa.

Lo biológico, por ejemplo, sería que un individuo con un sexo dado, elegiría para amar a otro individuo de distinto sexo. Esto sería una elección de un puro determinismo. Si sostenemos eso, diríamos que existe la relación sexual determinada: para todo hombre, una mujer. Y para toda mujer, un hombre.

Es así que en lugar de la lista que nos da Freud, tendríamos solo como condición de elección de objeto, que sea del otro sexo…

Pero si las condiciones freudianas de elección de objeto de amor tienen esos rasgos que nos pueden sorprender es porque están basadas en otro tipo de determinismo. Si Freud da esta lista casi irrisoria de condiciones es porque no hay relación sexual…determinada, escrita, programada biológicamente. No hay relación sexual en el sentido de que es condición que sea del otro sexo para amarlo. No hay condición necesaria y suficiente que sea válida para ambos sexos.

Si van al texto de Freud, no hay en ningún lado la referencia de que el otro sexo sea una condición necesaria y suficiente. Al contrario, tenemos allí que la condición más general es la escisión, la división del objeto.

Cuando Freud quiere abordar el punto más general de condición de objeto, dirá que es la degradación; no en el de sobrestimación del objeto.

Digamos que el precio que hay que pagar por estar más del lado de la sobrestimación del objeto de amor, es tener que degradarlo para amarlo….

Para toda esta justificación freudiana es que los remito al texto mismo de Freud o si quieres, a la lectura que he aportado para este mismo blog respecto de este tema.

No se trata de no creer en el amor; sino de constatar clínicamente, en la consulta y en la vida cotidiana, a partir de la queja femenina y de la turbación masculina, que esa degradación suele ser una de las condiciones de elección de objeto.

Categorías: Amor, Psicoanálisis