Psicología

Inicio General, Psicoanálisis, Psicología de Niños El concepto de Falso Self, según Winnicott

El concepto de Falso Self, según Winnicott

Publicado por María Fay

Winnicott acuñó el término Falso Self para hacer referencia a una distorsión de la personalidad, desarrollada por el sujeto desde la infancia, como modo de defenderse de ansiedades y, en consecuencia, proteger al Verdadero Self.

Es un modo de existencia ilusorio que el sujeto crea para este fin.

En el artículo anterior describimos como ésta era una característica de ciertas personalidades con tendencia a lo psicosomático, o según Mc Dougall, propio de pacientes con Alexitimia.

Sin embargo, no es un término exclusivo de estos casos. El concepto de Falso Self es aplicable a cuadros muy distintos, variando segun la modalidad defensiva, e incluso para Winnicott hay cierto grado dentro de la organización psíquica de cualquier individuo saludable, ya que es necesario para participar socialmente.

Para este autor, el Falso Self se desarrolla en la relación primaria madre-hijo.

Para entender entonces  su surgimiento se debe observar y analizar el comportamiento de la madre en estos primeros momentos y en qué medida ha logrado Contener al bebé.

Esto es determinante para la predisposición a desarrollar un Falso Self como modo de defenderse de ansiedades primarias que la madre no le ayuda a metabolizar.

Como hemos mencionado en artículos previos en referencia a este autor, la madre que propicia una contención o Holding adecuado, y que logra sostener la ilusión, y posterior y necesaria desilusión del niño, es llamada Madre suficientemente buena.

La madre que no logra, por varios motivos posibles, contener al bebé, posibilita o predispone que éste deba defenderse solo de las ansiedades primarias. Debiendo para esto armar el Falso Self, como modo de protección.

La extrema dependencia del ser humano al nacer es la que le otorga al rol materno tan primordial función en estos primeros momentos. El rol de cuidado y contención son los que posibilitan la conformación y desarrollo del psiquismo infantil.

La falta de sostén y la incapacidad materna para interpretar los gestos y necesidades del niño condicionan posturas defensivas drásticas que el bebé emplea para sobrevivir psíquicamente.

La instauración del Falso Self en los casos más extremos implican una personalidad del niño sumisa, carente de espontaneidad y basada plenamente en la Imitación, ya que el verdadero Self se encuentra completamente escondido.

En el origen el Falso Self constituye una defensa contra lo inconcebible, esto es, la destrucción del Verdadero Self.

Una de las funciones esenciales en el correcto holding de los primeros momentos del bebé es la mirada. La mirada de la madre opera como espejo, el niño se ve reflejado en ella y mediante su mirada confirma su existencia.

En casos en que la madre o quien cumpla la función  de cuidador no esté disponible tanto física como psíquicamente, no podrá propiciar estos momentos y por ende fomentará en ese bebé la sensación de inexistencia y las ansiedades más primitivas, de desintegración.

La noción de Falso Self acompaña la experiencia de Omnipotencia del niño.

La madre suficientemente buena es la que debe, luego de haber facilitado la ilusión, proceder a la desilusión. Esto es, ir gradualmente mostrándole al niño que es un ser separado de ella y que debe aprender a esperar. Esto corresponde a la instalación del Principio de Realidad, de Freud.

Así, el niño logra desprenderse de esa Omnipotencia que le hacía sentir que él podía conseguir todo, cuando y como quisiera; logra dejar atrás gradualmente esa ilusión, pudiendo comenzar a comprender las leyes del ambiente en el que vive.

El Falso Self ocupa un lugar en cuadros de Psicosis, Adicciones, Psicosomática, Bulimia, Anorexia, como también en casos de Neurosis y en la Salud, siendo utilizado, como se dijo anteriormente, para adaptarse a normas sociales: la cortesía y la educación.

En este último caso la concepción es diferente. El Falso Self es utilizado selectivamente y acompaña al Verdadero Self en una instancia psíquica integrada.

 

Categorías: General, Psicoanálisis, Psicología de Niños