Psicología

Inicio Cine, Series y Psicología, General El Guasón: la marginación de las Psicosis.

El Guasón: la marginación de las Psicosis.

Publicado por Lic. Maria V.

El Guasón (Joker), es una película estrenada este 2019, dirigida por Todd Phillips y protagonizada por Joaquin Phoenix.

Mediante esta historia, se intenta mostrar otra cara del villano más famoso de Batman, narrando las particularidades de su vida y los motivos que lo llevaron a transformarse en el Guasón, desde una perspectiva diferente.

La película obtuvo mucho reconocimiento pero a su vez inspiró un gran debate, generando polémica y cuestionamientos respecto al impacto social que se desprenda de ella.

Desde nuestro punto de vista, podemos decir que la película es esencialmente psicológica. Más que una película de héroes y villanos es un film que aborda la cuestión de la marginación de las patologías de Salud Mental.

Todo el recorrido inicial del personaje está marcado por el rechazo y la falta de empatía del entorno respecto a un individuo que tiene características diferentes.

Los rasgos de una estructura psicótica se evidencian desde los comienzos: las conductas bizarras, la risa incontrolable (cumplir con ese apodo materno fatal: «Happy»), la falta de espontaneidad en emociones que aparecen forzadas, la imposibilidad de comprender el chiste, la necesidad de copiar a otros en situaciones en que «no tiene la clave» de como hacerlo, el sentimiento de inexistencia, entre muchos otros.

En este personaje se observa claramente cómo en su transcurso no hay metáfora, la interpretación es literal.

Si alguien le hace el gesto de apuntarse con un arma, para él es eso, literalmente; y debe repetirlo metonímicamente, sin comprender el trasfondo irónico del gesto como tal.

Esto, según la teoría lacaniana, tiene como base la carencia de la ley paterna operando. Y como no hay Edipo, y el Nombre del Padre esta forcluído, las leyes y normas que se comparten socialmente no existen. El sujeto debe crearlas a su forma. Lo que el otro cree que  es de entendimiento compartido, para él no lo es.

Lo interesante de observar en esta película son las falencias del Estado y la sociedad en general en la contención e interacción con individuos que presentan una condición de este tipo. Son sujetos que se guían por parámetros diferentes, sin la represión propia de la Neurosis.

¿Qué ocurre, entonces, cuando el sistema expulsa a aquellos que no se corresponden con las características socialmente esperables?

La carencia de los servicios sociales y el detenimiento en el suministro de medicación y contención profesional son sin duda determinantes en el desencadenamiento y la transformación de Arthur Fleck en el Joker. Muchas situaciones del entorno colaboraron para que esto suceda.

Lo más claro y reiterado a lo largo del film es la falta de empatía, la no escucha, la indiferencia. Eso es una constante en todos los ámbitos, y, si nos alejamos de Ciudad Gótica, es lo más frecuentemente observado en las sociedades que nos rodean. No solamente respecto a las Psicosis.

La invisibilización que se pretende está expresada por Arthur en su diario: 

Hay una negación social sobre las necesidades y características del otro que es diferente, y al igual que ocurre de manera intrapsíquica, más se intenta reprimir y negar un contenido incompatible, más fuerte e insistente se vuelve.

Así, si expulsamos e intentamos negar como sociedad la psicosis, entre otras, esto retorna en la encarnación de personajes y sucesos fatídicos, que no encuentran un lugar, un Otro que los aloje.

De manera más amplia y no exclusivamente refiriéndonos a esto en particular, ¿Qué ocurre en las escuelas cuando hay un niño que se comporta de manera atípica? ¿Cómo contribuyen las instituciones (escuela y familia) para trabajar en la aceptación de la diversidad?

El Guasón nos está mostrando esto, mas allá del lugar del crimen en donde desemboca. La trama nos llama la atención sobre una temática que es muy frecuente en la actualidad y que tiene que ser abordada de modo más masivo.

El movimiento de desmanicomialización fue un intento por integrar o acercar a individuos que a lo largo de la Historia han sido aislados y encerrados, porque por sus diagnósticos y características diversas, se contraponen o «molestan» a las estructuras y construcciones neuróticas. 

El Guasón pone sobre la mesa una cuestión profunda que necesita ser  ampliamente debatida, para poder buscar alternativas más justas, que incluyan a todos y que nos permitan progresar cultural y socialmente.

 

Categorías: Cine, Series y Psicología, General