Psicología

Inicio General La Psicología de Adler

La Psicología de Adler

Publicado por Malena

Alfred Adler(1870-1937) fue un médico y psicólogo austriaco, fundador de la escuela Psicología Individual y precursor de la Psicología Social y la moderna psicoterapia.

Adscrito primero al grupo de Freud, se apartó de él en 1911 al divergir principalmente en su forma de concebir las motivaciones humanas. Mientras el Psicoanálisis pone énfasis en el instinto sexual, Adler sostiene como motor de la conducta el instinto de poder.

La Psicología de Adler

Sus conceptos básicos son los problemas de carácter; el complejo de inferioridad y el conflicto entre la situación real del individuo y sus aspiraciones.

Entiende esta escuela que todo fenómeno anímico se dirige siempre hacia un señalado objetivo, rector, oculto e individual.

El pensamiento, la acción y las expresiones del ser humano, su comportamiento entero se orienta, guía y determina por una finalidad.

Se trata invariablemente de un objetivo de superación, perfección, seguridad, dominio y poder.

El conocimiento de un hombre sólo es alcanzable mediante el descubrimiento del objetivo que persigue.

El psicoterapeuta debe preguntarse qué servicio intencional presta ese síntoma para la realización de los objetivos del sujeto, cuál es la actitud vital que expresa y para qué fin realiza esa función como un medio para obtenerlo.

El tratamiento se centrará en sustituir el objetivo neurótico por uno apropiado, o sea lograr orientarlo hacia un plan y un estilo de vida nuevos

El concepto de la unidad de la persona humana, representa la afirmación fundamental de la Psicología del individuo, y la que le ha dado su nombre; y su tarea principal es el estudio del complejo indisoluble cuerpo-alma.

Lo que el Psicoanálisis llama conflicto o ambivalencia son maneras de excluir uno de los problemas de la vida que no se puede eludir, el enfrentamiento con las cuestiones de la existencia.

El individuo no padece cualquier tipo de neurosis, sino precisamente la que se relaciona con su finalidad y estilo vitales; no es que sufra pasivamente una neurosis, es neurótico, y él maneja su neurosis.

El cambio de objetivo y la consecuente modificación de la actitud de la mente y de la conducta llevará al individuo hacia un nuevo plan y estilo de vida.

Toda neurosis se surte en la forma de vida moldeada en los primeros años y el psicoterapeuta utilizará lo averiguado, acerca de los primeros errores en la perspectiva y actitud frente a la sociedad, para que el paciente se de cuenta de su equivocación y así poder liberarlo de ese plan neurótico.

Para Adler, el neurótico, nervioso, hipocondríaco, delincuente, pervertido, toxicómano, etc., adulto o niño, es un enfermo social, un ser que intenta eludir los requerimientos de la comunidad.

La ausencia de sentimiento social, es causa y efecto del afán de poder, que pone al individuo en conflicto con sus semejantes, y la única salida a que atina este individuo desalentado, es sentirse valorizado en ámbitos marginales.

La psicoterapia es en esencia reeducación, reajuste de la actitud del individuo frente a la sociedad, readaptación y reincorporación a la comunidad.

Aptitudes, ambiente, educación, forman el material que sirve al niño para construir con arte y libremente su vida. Lo que decide no es el factor orgánico, social, educacional, sino la reacción peculiar del niño, su actitud, el modo particular en que la libre energía creadora infantil emplea los materiales con que cuenta.

Esta premisa de la existencia de una “libre energía creadora” en la primera infancia, que el individuo pierde tan pronto adopta una conducta para toda su vida, impone la técnica a seguir en el trabajo de exploración psicológica.

El conocimiento de un sujeto no se habrá alcanzado en tanto no hayamos penetrado en la fórmula individual y exclusiva de ese sujeto único.

Adler tenía un defecto físico y ese factor influyó notablemente en su concepción del hombre. Sabemos que cualquier minusvalía produce una necesidad de compensación, por otros medios, por la desvalorización que supone no ser igual a los demás.

Para él, la motivación principal de un ser humano es poder realizarse y la neurosis se produce cuando una persona por alguna razón no puede alcanzar sus objetivos y realizar su potencial único.

Categorías: General