Psicología

Inicio General Las normas y la falsa moral de las mafias

Las normas y la falsa moral de las mafias

Publicado por Malena

Los grupos mafiosos, se dedican a la explotación de actividades clandestinas y poseen una estructura de tipo piramidal, donde el más poderoso y generalmente el más despiadado y cruel, es el que dirige los negocios, quien aunque personalmente no desarrolle ningún delito por mano propia, ni hable directamente con sus subalternos, que muchas veces no lo conocen, recibe de todos los que trabajan para él, parte de las ganancias que generan.

Las normas y la moral de la mafia

Generalmente se trata de personas que pueden gozar de prestigio y reputación en la sociedad, ser altruistas, codearse con las altas esferas del gobierno de turno; que suelen tener una vida pública de bajo perfil y una familia constituida que respetan, que no siempre está enterada de sus reales actividades.

Este respeto no implica fidelidad, porque tienen una actitud machista, sino el sentido de mantenerlas al margen de sus fechorías.

Lo natural es que tengan una doble vida, con la anuencia de sus esposas mientras satisfagan todas sus necesidades y no se vanaglorien de sus conquistas. Pero tener un amorío con alguien que vive bajo el mismo techo es un deshonor, no porque sea inmoral sino porque provoca conflictos.

Mantener un bajo perfil es una garantía de éxito en estas organizaciones, no frecuentar bares ni clubes y evitar los escándalos y la exhibición en los medios.

Es muy difícil encarcelar a un capo mafioso porque no se le puede probar ningún delito, aunque se sospeche que pertenece a un grupo que se dedica a realizar negocios clandestinos.

Las luchas por el poder de distintas bandas se deben a que sus miembros, principalmente los más modernos, no respetan el antiguo código de honor mafioso y desafían sus normas, generalmente para quedarse con una mayor parte de las ganancias que generan sus negocios.

Esta falta de respeto por el código de honor de las mafias ha provocado que prácticamente hoy queden pocos grupos en Norteamérica de estas características

Las leyes de la mafia no son morales, aunque lo parezcan , sino que son normas que deben cumplirse para que la organización pueda mantenerse y no se produzcan conflictos internos que atenten contra su buen funcionamiento.

Las mafias norteamericanas son de origen siciliano y solo acepta como miembros a familiares directos o indirectos o a personas del mismo país de origen; y una vez ingresado es un compromiso de por vida.

Los extranjeros pueden ser socios pero nunca pueden lograr la membresía ni acceder a estas organizaciones por cuenta propia, porque la condición para conectarse es ser presentado por alguno de ellos.

El que presenta a un candidato se convierte en su garantía, de manera que si él no se comporta a la altura de sus obligaciones el castigo lo recibirá el que lo presentó.

Es un trabajo de tiempo completo, las 24 horas del día los siete días de la semana y no se acepta ninguna excusa, porque la organización tiene prioridad sobre cualquier otro compromiso urgente de cualquier índole.

Aunque la mafia se basa en la mentira y el engaño, los subordinados sólo deben decir la verdad a sus jefes, porque la mentira se paga con la muerte.

Las normas exigen que sus miembros respeten tanto a sus propias familias como a las esposas, hijas o familiares de sus colegas, principalmente para evitar los conflictos.

Las mafias antiguas no permiten el tráfico de drogas por todos los inconvenientes que acarrean y la falta de respeto a los que ocupan un rango superior tiene consecuencias fatales. Pero algunos no respetan esta norma.

El dinero fluye de abajo hacia arriba y no está permitido robarse entre ellos. Los jefes exigen que se justifique cada centavo y la falta de pago a quien corresponda es considerada un robo.

Cuando alguno tiene que recibir su castigo, generalmente el que lo mata es alguien que lo conoce que sólo está cumpliendo una orden.

Estos asesinatos provocaron que algunos decidan salir de la organización y colaborar con la policía brindando información; y mediante el programa de protección a testigos pueden cambiar de identidad y eludir las venganzas.

La vida delictiva mafiosa se derrumba desde adentro porque se estructura sobre el miedo.

Categorías: General