Psicología

Inicio General, Sueños ¿Qué son los sueños, y qué significan?

¿Qué son los sueños, y qué significan?

Publicado por Lic. Maria V.

Los sueños son formaciones del Inconciente, son la expresión de todo aquello a lo que no podemos acceder o tramitar en la vida diurna.

Desde tiempo inmemoriales los sueños representaron incógnitas y misterios. Se asociaban a premoniciones o a mensajes del destino.

Con el desarrollo científico y el estudio del sistema nervioso llegamos a conocer el proceso del sueño, pudiendo monitorear y clasificar sus distintas fases. Sin, embargo, y como lo es con respecto al Inconciente en general, no tenemos comprobaciones absolutas ni llegamos a conocer la totalidad de lo que representa.

El inconciente es amplio y vasto, y siempre escapa a los intentos concientes por comprender, sistematizar y encauzar. 

De todos modos, hay muchas cosas que a través del recorrido hasta la actualidad, sí podemos decir acerca de los sueños desde el punto de vista psicológico.

Los sueños deben ser abordados como representación de afectos, imágenes, conflictos y deseos de índole inconciente, que de algún modo u otro, a través del recuerdo y el enunciado del sueño, logran acceder al mundo de la Conciencia.

Según las distintas teorías el análisis y la significación de los sueños como tales varía. Pero me interesa en esta oportunidad dejar en claro algunos puntos relevantes en general:

El análisis de un sueño siempre debe ser particular. Es decir, no podemos analizar nuestros sueños buscando símbolos o significados universales en Internet. Por más que haya nociones compartidas y colectivas, el sueño siempre se establece en relación al soñante particular.  Este análisis debe realizarse en un contexto terapéutico que nos ayude a visibilizar la cuestiones que verdaderamente se estén poniendo de manifiesto a traves de él.

Si no, puede caerse en interpretaciones superfluas o erróneas, que dirijan al sujeto en una dirección complicada, incluso poniendo en juego su salud mental.

Por este motivo, estar en conexión con los sueños y darles un lugar es sumamente valioso si se está transitando una terapia en donde sean tenidos en cuenta. Se puede acceder a material muy importante para el trabajo personal, desde este lugar. Pero todo lo valioso que puede resultar en un contexto de resguardo y contención como es el espacio terapéutico, se pierde e incluso puede transformarse en su contrario si se lleva a cabo sin este marco.

En segunda instancia, los sueños no implican premoniciones. Esto hay que dejarlo claro porque puede generar muchísima ansiedad y temor considerar que un sueño está anticipando un destino fatídico. Y no solamente eso, sino que creer que se trata de una premonición predispone al sujeto, poniendo en marcha conductas asociadas a estos temores, y pudiendo inconcientemente generar consecuencias que se correspondan con la «supuesta premonición.»

Las leyes del Inconciente son distintas, la espacialidad, la temporalidad, no son iguales a las del pensamiento conciente, y eso hace que el sueño nos parezca tan raro y muchas veces «carente de sentido».

Las transmisiones inconcientes se hacen sin mediar palabra. Esto lo podemos ver en mandatos o discursos que se trasmiten de generación en generación que también se pueden abrir paso en los sueños, que son expresiones de lo inconciente.

Los sueños, en última instancia, nos hablan de algo que tenemos que atender. Aparecen conflictos, deseos, imágenes, escenas…son partes de nuestra vida anímica inconciente que se abren paso, nos dejan la oportunidad de aprehenderlas hasta cierto punto, de tomarlas, trabajarlas o integrarlas.

Los sueños nos ayudan a tramitar afectos y compensan en gran medida las cuestiones que se presentan en la vida diurna. Tienen un carácter reparador, y son una vía mediante la cual podemos acceder a lo que verdaderamente nos está pasando.

Nos dan una pista en la dirección correcta, siempre que podamos analizarlos con el acompañamiento adecuado.

 

 

Categorías: General, Sueños