Psicología

Inicio General, Psicología del diseño, Psicología Transpersonal Técnicas para desarrollar la Creatividad.

Técnicas para desarrollar la Creatividad.

Publicado por María Fay

El desarrollo de lo creativo tiene mucha relación con los aspectos psicológicos de una persona. Frecuentemente, la velocidad de los tiempos actuales, las rutinas y el pensamiento racional anulan o frenan los procesos creativos.

La creatividad está muy asociada al Inconciente, que tiene sus propias leyes, las cuales no se adecuan a los requerimientos de la conciencia.

Al igual que el arte, el inconsciente permite conexiones no asequibles desde la lógica tradicional, le gusta el caos y el desorden, y busca extraer de ello una idea nueva y la generación, o no, de un nuevo orden.

Como hablamos en artículos anteriores, el proceso creativo es una suerte de alquimia, donde por medio de la combinación y experimentación con elementos o ideas, se llega a la transformación, resultando de ello el surgimiento de algo nuevo.

Desde el punto de vista terapéutico, el arte cumple una función transformadora: los procesos que ocurren con los elementos también ocurren en nuestro interior. Por esto, es tan importante dar lugar al despliegue creativo, tantas veces sofocado por el trajín de la vida diaria.

David Lynch escribe en su libro Atrapa el pez dorado, cuales son las claves en su proceso creativo, haciendo foco en la práctica de Meditación Trascendental. Esta práctica, nos conecta con nuestro mundo interior, favoreciendo el despliegue intuitivo y ayudando a frenar el pensamiento racional.

Si bien para cada uno el modo de potenciar el desarrollo creativo es distinto, las prácticas de Yoga y meditación, ayudan a conectarnos con el mundo interior.

Fomentar espacios de contacto con la Naturaleza, permitiendo el despliegue de lo sensorial: observar, sentir mediante el tacto o los sonidos de un lugar en particular, también nos ayuda a generar momentos donde las ideas puedan emerger.

La práctica de la Contemplación, tan menospreciada en estos tiempos, considerada inútil, inservible o no productiva, es una práctica que permite el surgimiento de ideas y el afluente creativo. La contemplación en escenarios naturales es lo ideal porque fomenta la conexión con estados profundos o meditativos y facilita el mantenimiento de éste sin distracciones. En el mundo actual encontrar estos espacios no es sencillo, pero ejercitándose puede lograrse incluso en lugares rodeados de gente. Concurrir a un parque o a algún lugar con presencia de agua puede ser suficiente para empezar.

La conexión con los sueños también es una gran forma de potenciar la creatividad y estar comunicados con nuestro inconsciente. Tener un cuaderno cerca de la cama y escribir lo que soñamos, es una forma de permitir un mayor despliegue y de conectarnos con imágenes de nuestra psicología profunda, que nos muestran escenarios «locos» o impensados para el pensamiento conciente.

Dibujar o pintar los sueños también es una forma de darle lugar a lo inconsciente manifestado en los sueños en nuestra vida diurna, y nos ayuda a materializar y dar forma a aquellas manifestaciones, siendo muchas veces ellas el origen de ideas y obras.

Cambiar todos los días aunque sea mínimamente nuestra rutina también es una gran forma de permitir la creatividad. Hacer alguna actividad nueva, cambiar algún horario o tomar un recorrido alternativo para llegar a los lugares a donde siempre vamos, son pequeñas formas de introducir cambios, de producir cierta ruptura de ese armado lógico y estable que casi todos formamos en nuestro día a día, y que permiten la posibilidad de que algo distinto ocurra.

Categorías: General, Psicología del diseño, Psicología Transpersonal