Psicología

Inicio Estrés, General Vivir con Estrés.

Vivir con Estrés.

Publicado por Lic. Maria V.

¿Qué es el estrés?

La definición de estrés implica un sentimiento de tensión que adviene a raíz de un estímulo estresor, es decir, de un suceso externo o interno que representa un desafío o una demanda para el sujeto. El estrés puntual o agudo es esperable y necesario para poder afrontar situaciones nuevas o desafiantes que se nos presentan. Nos ayuda a enfrentar situaciones peligrosas o problemáticas.

Sin embargo, cuando el estrés es crónico, es decir, dura a lo largo del tiempo puede traer consecuencias nocivas para la salud. Estar en estado de estrés posiciona al sujeto en actitud de alerta constante, sintiendo muchas veces que la situación lo supera o que no cuenta con los recursos para afrontarla.

Vivir con estrés.

Muchas veces no nos sentimos estresados, no lo registramos. Estamos inmersos en las tareas cotidianas pretendiendo seguir con los ritmos habituales. Sin embargo, es el cuerpo el que empieza a manifestar dolencias. Si no detenemos el ritmo las molestias se van sucediendo sin remitir por completo.

En estos momentos el cuerpo marca la necesidad de frenar. A veces se intenta anular, eliminar esas dolencias lo antes posible para poder seguir rápidamente con el ritmo previo pero, en general, los síntomas se manifiestan de maneras diversas para poder hacerse oír.

Vivir con estrés crónico impide una conexión verdadera con nuestros vínculos, proyectos y propósitos. La persona está alerta de manera crónica y toda su energía psíquica se orienta a evitar o a resolver problemas, impidiendo su orientación hacia otras áreas que son esenciales para la salud.

Sociedades del Estrés.

Gran parte de la razón por la cual el estrés es tan frecuente actualmente, tiene que ver con que nuestra sociedad globalizada de consumo y velocidad implica el estrés para su funcionamiento. Las nuevas necesidades que se crean constantemente, la insatisfacción y los ritmos de las estructuras económicas y laborales implican el desarrollo de cierto monto de estrés.

Saber un poco más, tener un poco más, correr para llegar a ese otro lugar que en teoría sería mejor que el actual requieren de estrés.

En sociedades en las cuales las estructuras e instituciones básicas son endebles, el desarrollo de estrés es aún mayor. El individuo se siente solo, debiendo afrontar los desafíos y demandas sin contar con redes de apoyo.

Enfermedades psicosomáticas y estrés.

El estrés es el principal causante de las llamadas enfermedades psicosomáticas. Las más frecuentes son: hipertensión arterial, colon irritable, úlceras gastrointestinales, enfermedades dermatológicas entre las cuales está la psoriasis, las alergias, el asma, entre muchas otras. Más allá de los aspectos orgánicos que se presentan, es importante trabajar el aspecto psicológico y poder tratarlo para evitar el desarrollo de este tipo de cuadros. 

La depresión y la ansiedad son también cuadros asociados al estrés. Ambos tan frecuentes en la actualidad.

El estrés crónico lleva indefectiblemente a problemas de salud. Para poder detectarlo es fundamental desnaturalizar su manifestación, registrando cambios en el estado de ánimo, en el sueño y en el cuerpo, para poder disminuir el ritmo y tomar acciones que ayuden a su tratamiento.

Tratamiento.

Como los desencadenantes de estrés varían según el individuo es interesante abordar desde una terapia psicológica cuáles son las causas del estrés crónico de esa persona en particular, para poder ayudarla así a desarmar esos mecanismos en los que se pone en riesgo su salud. Si no se atiende a la causa desde este espacio, por más que sea tratado el síntoma específico, persistirá, volverá a repetirse o se traducirá en otra forma de manifestación.

 

Categorías: Estrés, General