Psicología

Inicio Educación Las desventajas de la educación esterilizada

Las desventajas de la educación esterilizada

Publicado por Israel Rios

Vamos en primer lugar a aclara el concepto de Educación esterilizada refiriéndonos a una forma de educación cada vez más normal entre los padres de hoy en día en donde prima la sobreprotección y el alejar la realidad, la tristeza y el dolor a los hijos para que sean en su niñez lo más felices posible.

(1)08

El problema es que estos padres no ha entendido que los niños se están preparando durante esos primeros años para poder enfrentarse con la realidad que les espera en el mundo real, en la sociedad a la que van a formar parte y en donde inevitablemente se van a encontrar no solo con juegos, alegría y felicidad sino con dolor, tristeza, desengaños, etc.

No estamos diciendo que no esté bien que el niño juegue y disfrute, al contrario, creemos que esto se debe de potenciar mucho más pero una cosa no quita a la otra. También hay que educarlo sin miedo en la realidad del mundo al que se tiene que enfrentar, esto no solo lo hará más fuerte psicológica y emocionalmente sino que le dará las armas para enfrentar todo este tipo de situaciones con mucho menos trauma.

Es muy normal ver a madres que se escandalizan cuando ven a sus hijos jugar con la tierra en el parque por el miedo a enfermarse y que bacterias, virus y gérmenes pases a su organismo. Debemos de entender el concepto de vacuna y aumento de las defensas del organismo. Cuando el cuerpo del niño de pequeño se enfrenta a estas pequeñas cantidades de elementos externos dañinos su cuerpo va aprendiendo y generando las defensas suficientes para poder ofrecer resistencia a la enfermedad real más adelante. Al contrario si no se le dan estas defensas ante cualquier pequeño virus incontrolable en el ambiente el niño se va a enfermar.

Pensemos como padres que es mejor y si esto lo trasladamos a nivel emocional pasa lo mismo. No se trata de dejar que el niño se haga un daño físico grave o no protegerlo de nada del exterior pero no está nada mal que se exponga sin miedo a las realidades del mundo exterior de una forma más o menos controlada para que a modo de vacuna vaya adquiriendo las capacidades mentales y emocionales para poder enfrentar todos estos problemas.

Según estudios recientes los niños que se enfrentan desde pequeños a las injusticias de la vida toman mejores decisiones y más rápido en sus años posteriores como jóvenes completamente insertados en la sociedad.

Por eso pensamos que a los niños hay que dejarlos que se equivoquen, que se caigan y aprendan a comenzar de nuevo y llegar a conclusiones por sí mismo. Evidentemente no estamos diciendo que si el niño está en un peligro grave para su integridad física se le deje.

No hay que enseñar a los niños a censurar emociones sino a expresarlas asertivamente. Es importante que los niños aprendan a adaptarse a los cambios a pesar de que en su momento de desarrollo evolutivo necesiten de un entorno lo más estable posible.

Tampoco hay que esconderles la realidad, hay que enseñarsela y explicársela.

Categorías: Educación