Psicología

Inicio Personalidad Obsesiones Creativas

Obsesiones Creativas

Publicado por Malena

Ciertos rasgos obsesivos de la personalidad se pueden capitalizar para utilizar en actividades creativas y productivas; porque cuando esta energía está controlada y canalizada adecuadamente permite a una persona crecer y superarse.

Sólo los proyectos que se convierten en pasiones y no se abandonan nunca a pesar de los obstáculos y contratiempos, son los que en algún momento de la vida se cristalizan.

Estos rasgos de personalidad pueden llevar a una persona a prestar atención a los detalles y a interesarse por la organización y la planificación; pero cuando se focaliza en un proyecto, transforma todas las posibilidades en oportunidades a su favor para su realización.

No todas las personas que tienen rasgos de carácter obsesivos necesitan tratamiento para recuperarse.

Pueden tal vez ser bastante inflexibles, algo perfeccionistas, exigentes con ellas mismas y con los demás, pero no tanto como para ser consideradas obsesivas compulsivas.

En cambio, pueden ser personas apasionadas por algo específico que contagian a otros su entusiasmo de tal manera, que aunque se vuelvan muy exigentes, hacen que los demás estén dispuestos a complacerlas aunque no sea fácil y aunque tengan que trabajar de más.

Los grandes artistas, los verdaderos creadores, los sabios, los que creen en un emprendimiento empresarial propio; son capaces de encauzar su pasión y sentirse plenos y satisfechos haciéndolo.

En este mundo no basta con tener buenas intenciones, además se necesita tener buenas ideas y estar dispuesto a jugarse por ellas.

No se necesita dejar la vida en el intento, pero sí se debe poner la vida en el proyecto, todo el entusiasmo, la fuerza, la dedicación y el amor al trabajo.

Esta forma de obsesión no es enfermiza sino creativa y portadora de la energía vital para llevarla a cabo. No tiene indicios de actividad compulsiva ni de actos rituales, ni tampoco es el miedo que paraliza y cierra todos los caminos; sino que es la esperanza en nuevos horizontes que pueden permitir realizarse.

Aunque algunos piensen que sólo es la actitud que tienen los elegidos, todos podemos involucrarnos con un interés propio que se torne significativo hasta el punto de transformarnos también en seres creativos.

En el momento de sentir una obsesión creativa y transformadora, los embargará también el deseo de compartir esa sensación con otros y de interesarlos con su causa. Sentirán que no es algo pasajero, que es persistente y que los obligará a abrirse a cosas y a personas nuevas; que les proporcionará alegría interior y amor a la vida, aumentará su capacidad de concentración, dejarán de pensar en el pasado y en las preocupaciones y podrán focalizar la vida hacia lo que verdaderamente los satisface y motiva.

Las obsesiones que no sirven son las falsas ideas que nunca se concretan, o las que van acompañadas de emociones negativas que no se pueden controlar, como el miedo, la frustración, la ansiedad, que son sentimientos que contaminan toda la personalidad y la alejan de los afectos, la familia, los amigos y todas las relaciones; y también son las que no los dejan comprometerse a largo plazo porque necesitan resultados inmediatos.

La obsesión creativa es la que permite que surja el verdadero talento y también la capacidad y el entusiasmo necesario para perseverar en el tiempo.

Categorías: Personalidad