Psicología

Inicio Personalidad Personalidades desadapativas

Personalidades desadapativas

Publicado por María Gómez

Cometemos un error al describir a una persona diciendo que tiene mucha o poca personalidad. No es cuestión de cantidad, sino de modalidad. Las personas se diferencian por el tipo de personalidad, esto es, por su patrón persistente de conducta y su modo de pensar. Los rasgos de estos dos ingredientes se ponen de manifiesto en múltiples contextos sociales y personales cuando percibimos, nos relacionamos o reflexionamos sobre nuestro universo particular.

chains-433543_1280

Existe un trastorno de la personalidad cuando sus rasgos se tornan inflexibles dificultando su correcta adaptación al medio y esta reacción se perpetúa en el tiempo. La rápida intervención impide que se alcancen niveles extremos de alteración en muchos casos. Suelen iniciarse durante la adolescencia o al principio de la edad adulta y generan contrariedades para sí mismo y para los demás.

Las causas de los trastornos son difusas y resulta complicado definirlas con total certeza, sin embargo, se barajan con relativo convencimiento peculiaridades relacionadas con el aprendizaje de conductas inadecuadas o un ambiente desestabilizante durante el crecimiento que desembocarían en la presencia de personalidades anormales.

Todos hemos conocido en algún momento  individuos a los que hemos descrito como raros, extraños, extravagantes. Debido a su extrema timidez, son introvertidos y sus habilidades sociales resultan precarias. Son vulnerables a padecer trastornos psicóticos.

Pertenecen a este género los catalogados como:

Paranoide

Revisa tu círculo social íntimo y detecta si alguien posee la mayoría de estos atributos: desconfiado, malpensado, moralista, radical, rencoroso, hostil, celoso, combativo, suspicaz,  o fanático.

Esquizoide

En caso de que puedas adjudicar estas cualidades, podrías estar ante un posible esquizoide: distante, indiferente, socialmente aislado, no reactivo. Se manifiesta más en varones.

Esquizotípico

Los indicios de una personalidad ezquizotípica se relacionan con dificultades sociales, sentir afición por fenómenos paranormales, afectividad desequilibrada, ansiedad hacia lo desconocido, o incomodidad ante desconocidos.

Es posible que hayas tratado con sujetos que se conducen de manera inmadura o inestable, incluso ingobernable.

Se incluyen en esta escala:

Antisocial

Se caracteriza por una marcada desconsideración hacia los demás, irresponsabilidad social, temeridad, impulsividad, mentiras, inadaptación, terquedad extrema, autosuficiencia, fanfarronería.

Límite

El sujeto que padece trastorno límite de la personalidad muestra gran sensibilidad a las circunstancias ambientales. Siente pavor ante el abandono y son iracundos. Cambia bruscamente de opinión y se aburren fácilmente. Son capaces de emitir amenazas suicidas así como de autoagredirse de forma recurrente.

Histriónico

Hay personajes que muestran excesiva preocupación por su aspecto y por ser el centro de todas las miradas. Provocadores y seductores, no son muy estables emocionalmente. Teatralizan sus reacciones, exagerándolas. Por otro lado, son influenciables y se evaden con frecuencia de la realidad.

Narcisista

Se consideran grandiosos (sobrevaloran sus capacidades) y creen que merecen ser admirados. Como consecuencia, muestran un destacado sentimiento de superioridad sobre el resto del mundo. La arrogancia y la soberbia dirigen su discurso.

Si alguna vez te has preguntado por qué ese compañero de trabajo es tan temeroso, se inhibe de todas las situaciones o es demasiado retraído, puede que puedas ubicarlo en alguno de estos grupos:

Evitación

El temor a ser rechazados, ridiculizados o humillados provoca una conducta de evitación de situaciones sociales. No encajan las críticas, sintiéndose gravemente ofendidos al recibirlas. El efecto derivado es el aislamiento.

Dependencia

Cuando la necesidad de ser atendido por los demás es tan excesiva que produce sumisión, se anula la capacidad de tomar decisiones elementales. Suelen ser pesimistas e inseguros a lo que se les suma el padecimiento de trastornos del ánimo.

Obsesivo-compulsivo

Conocidos por el orden, la organización y la meticulosidad exageradas, desperdician mucho tiempo repitiendo y comprobando posibles errores. Los sujetos que experimentan un TOC son tercos, inflexibles, o escrupulosos. Les incomoda sentirse ociosos, con lo cual, suelen ser casi adictos al trabajo.

Confiamos en esta información haya resultado aclaratoria con respecto a los conceptos relacionados con algún trastorno de personalidad, ya que, con frecuencia, se utilizan los términos de manera incorrecta etiquetando a las personas sin un conocimiento verídico. Apelamos, de nuevo, a la solidaridad humana para brindar ayuda y apoyo a cualquier persona que tengas cerca con rasgos con los que puedas identificarle, animándole a que acuda al especialista.

Categorías: Personalidad