Psicología

Inicio Psicoanálisis ¿Carencia paterna?

¿Carencia paterna?

Publicado por Betina Ganim


El post pasado les introduje el planteo que hace Lacan respecto de la función paterna y el Edipo en su Seminario 5. La idea es acercarnos a la metáfora paterna tal como Lacan mismo la expone en dicho Seminario, y en particular en la clase IX.

Después de situar los tres polos de la cuestión histórica del Edipo en el psicoanálisis (los remito al post anterior) en los que se localiza todo el debate en torno al Complejo de Edipo, y por ende, la discusión concerniente al Padre, a la función del padre, Lacan sostiene fuertemente que no se puede pensar uno sin lo otro, dice Lacan, es lo mismo…

sueños infantiles

Esos tres puntos eran:
– la relación Edipo-Superyó;
– la relación Edipo y la realidad; y
– la relaciónEdipo e Idealdel Yo.

Digamos algo respecto de este último punto: la relación al Ideal. Me gusta mucho cómo Lacan aborda aquí la cuestión, cómo define al Ideal del Yo: como la genitalidad asumida.

¿No está hablando acaso de una posición del sujeto respecto de la castración, una posición fundamental en tanto implica lo sexual traumático? O me identifico con lo viril o me identifico con los velos femeninos…

Hace un dibujo en la pizarra que resume estos puntos y sigue, avanzo un poco más.

El Complejo de castración. Y para eso recurre primero a la mano que le echa la clínica.

Entonces, el tercero de esos 3 polos enunciados por Lacan en torno al Edipo y el Padre es el que se refiere a la función del Edipo en la asunción sexual. Y se mete con la castración, porque considera que no había estado del todo rescatada en las elaboraciones al respecto.

Dijimos que va a la clínica: ¿dónde estaba el padre en ese momento?¿Qué lugar ocupa en esa historia que nos viene a relatar un paciente? Eso es clínica pura: ¿qué acerca del padre?. Se verifica cada vez, caso por caso.

Es claro que siempre está en primer plano la pregunta respecto de la presencia o la falta del padre, de que si el padre es bueno, o el padre es malo, de que el padre no estuvo a que el padre estuvo demasiado…

Eso de que se habla tanto, la «carencia paterna», la «falta de padre», sea como sea que se le diga, puede llevar muchas veces un análisis a un terreno más «ambientalista». Es decir, creer y llevar un tratamiento creyendo que la carencia paterna es la falta de padre en la realidad. Por suerte, dice Lacan, no todos los analistas se enredan con esto… Porque esto se escucha todo el tiempo: ¿y, qué quieres? si no tuvo padre!!» Tranquilamente podemos responder: » ¿Y qué tiene que ver una cosa con la otra? La prueba está en esos pacientes en los que hay un Edipo bien armado y el padre no estuvo nunca…

Esta es la discusión que Lacan pone sobe la mesa. Frecuentemente también se aborda determinada problemática en función de un «demasiado» padre… Seguiremos con este tema el próximo post.

FUENTE: LACAN, JACQUES. EL SEMINARIO. LIBRO 5. LAS FORMACIONES DEL INCONSCIENTE. CLASE IX. ED. PAIDÓS

Categorías: Psicoanálisis