Psicología

Inicio Psicoanálisis El «cartel»

El «cartel»

Publicado por Betina Ganim

El cartel es un dispositivo creado por Lacan como un medio para ingresar a la comunidad analítica de trabajo. Este dispositivo será pensado a partir de una lógica de funcionamiento con el objetivo de ir en contra de la masificación y de los «grupos»; pero que va en este sentido,a favor de un modo nuevo de agrupamiento entre los analistas.

cartel

La Escuela es fundada por Lacan en dos tiempos.

En el primer tiempo se acentúa el establecimiento de la institución sobre la que la Escuela descansa. El único órgano basal que se especifica es el Cartel, que se definió como un grupo de trabajo pequeño, que daba cuenta del compromiso de sus integrantes con la Escuela, en tanto era una de las maneras que se tenía para acceder a ella.

Lacan organiza así la Escuela, carteles divididos en tres partes: Psicoanálisis Puro, Psicoanálsiis Aplicado y Relevamiento del Campo Freudiano.

Pero este plan no fue nunca puesto en práctica como tal, ya que colocaba por fuera de la Escuela todo lo que no era cartel, como por ejemplo las Conferencias, los Seminarios, los Cursos, etc.

En el año 1980 se produce la disolución de la Escuela por lo que para poner en funcionamiento la Causa freudiana, se restaura el cartel como órgano de base.

Digamos que el dispositivo en sí es el mismo; lo que cambia es el momento político en el que ese movimiento se produce. También, a partir de la experiencia, su forma se va afinando.

En el Seminario que conocemos de Disolución, en la clase Descolage, Lacan dice que restaura a favor de la causa freudiana el cartel como órgano basal para retomar la Escuela en su refundación. Y propone la lógica del cartel, su nueva forma:

Uno, se eligen cuatro para dar curso a un trabajo que debe tener un producto.

Dos, tal conjunción de los cuatro se hará alrededor de un Más Uno, que puede ser cualquiera, y que tiene a su cargo causar la elaboración del trabajo.

En tercer lugar, dice Lacan, el cartel debe tener una rotación cada uno o dos años, con el objetivo de no «encolarse».

Como cuarto punto, este trabajo en progreso debe transmitir sus avances y sus crisis propias del trabajo en este dispositivo.

Y quinto, esto sin dudas renueva los hitos que se han creado para darle un vector al conjunto.

En fin, de lo que se trata es de evitar ese efecto de grupo que Lacan denunciaba.

En el año ’92, en los estatutos de la Escuela de Orientación Lacaniana (en Buenos Aires) se menciona el cartel como un dispositivo entre otros: biblioteca, seminarios, cursos, publicaciones, reuniones de miembros, etc.

Para terminar -seguiré en el próximo post- tengo que decir algo de la diferencia entre el Grupo y el Cartel. Porque si bien este último es un grupo, su objetivo es trabajar justamente en contra de él, en contra de sus efectos.

El cartel es el marco donde se inscriben nombres propios; se trata del nombre que cada uno porta e inscribe en la Escuela, con su rasgo. Cada uno decide asumir una posición diferente en lo que respecta a la elaboración de un saber.

FUENTE: Revista La Cita, año 2004.

Categorías: Psicoanálisis