Psicología

Inicio Psicoanálisis El muro real entre ellos y ellas

El muro real entre ellos y ellas

Publicado por Betina Ganim


Esta vez hablaremos un poco de ellos, del hombre. ¿Qué lugar en el psicoanálisis? ¿Qué modelo de hombre para el siglo XXI?

En 1938, Jacques Lacan hace referencia a la «caída de la imago paterna». Lo ratifica luego, 7 años más tarde; y también luego en 1956 cuando dice que existen ese tipo de hombres a los que, en lo que hace a las relaciones sexuales, las mujeres tienen que bajarles los pantalones…

ellos y ellas def

En esta época en la que vivimos, luego de la declinación de lo viril, la declinación del Padre en lo social, tenmeos la «feminización del mundo». Este es un rasgo que Jacques-Alian Miller destaca como aspecto de la hipermodernidad. Miller lo lee desde las fórmulas de la sexuación, diciendo que, como el Padre (el que sostenía la excepción, es decir, una excepción se hace respecto de un conjunto, en este caso el sostenido por el Padre) el Padre ha caído, ya ese Todo no se sostiene más. Y hoy en día, la subjetividad de nuestra época está comandada por el No-Todo. En este punto se habla de «feminización».

Sabemos a esta altura que la sexualidad no se reduce a la genitalidad, que la sexualidad ya no es un binario: lado mujer, lado hombre. Sino que según lo que la clínica demuestra, Lacan ya había señalado que más allá de lo «natural», se trata de una elección del sexo: en el sentido de que el cachorro humano puede ubicar su cuerpo de un lado o del otro, más allá de los genitales con los que nacieron. Esto se produce por un complejo mecanismo inconsciente al que luego se le une el asentimiento o el rechazo del parlêtre (el «hablaser» del que les hablé el post pasado)

Entonces, si hablamos de sexuación, hablamos del lado Todo y del lado No-Todo. Esto es lo que construye un muro real entre los sexos.

Sabemos que tanto lo que tiene que ver con lo masculino como con lo femenino puede ser cuestión de semblantes: de ficciones construidas para hacer algo con lo real. Para afrontar lo real de un encuentro, hacen falta semblantes. Y estos no son los mismos en todas las épocas. Cada época se construyen semblantes diferentes. Pero frente a lo que se construyen es lo mismo: lo real del encuentro.

¿Cuál es el semblante masculino en el siglo XXI? Los variados síntomas de nuestra época nos demuestran que el goce femenino no es exclusividad de ellas. Los hombres están también tomados por eso. La figura del hombre que no quiere compromisos, por ejemplo. Estos hombres que le esquivan al «casamiento» por la amenaza que para ellos implica. Que no es más que la amenaza de castración freudiana. La tecnología supe ser un recurso para estos hombres que prefieren relacionarse con mujeres por la red, aclarando desde un primer momento lo que quieren: relaciones furtivas, «a lo que vamos»…nada de compromisos.

Ante eso, el psicoanálisis responde de una manera particular; al contrario de la civilización que impone gozar libremente, el psicoanálisis propone un tratamiento a esas nuevas afecciones que fabrica la época.

FUENTE: SCILICET. AMP, 2014

Categorías: Psicoanálisis