Psicología

Inicio Psicoanálisis La angustia como certeza

La angustia como certeza

Publicado por Betina Ganim

La angustia es la certeza del neurótico. ¿Qué quiere decir esto?

Reflexionando un poco sobre la angustia, por ejemplo, un paciente comete un acto fallido: se olvida de una fecha, precisamente la fecha de su boda…

Qué es lo que nos da el punto de certeza de que eso es un acto fallido, del orden del sujeto del inconsciente -y no que proviene del Yo, de sus dichos…?

Porque si estamos frente a un sujeto obsesivo, seguramente, estratégicamente, anule eso como acto fallido y lo reduzca a solo una equivocación en los dichos…como que fue por distracción, etc., y no le parece que valga la pena asociar respecto de eso.

Entonces, lo que nos da la pauta de que eso se trata de una división subjetiva es el acompañamiento de ese único afecto que no engaña, que es la angustia; la angustia ubicada en el mismo punto de la división…

Se trata del objeto, del objeto que Lacan teorizó como objeto pequeño a. Es esa presencia del objeto que provoca la angustia, por su sola presencia.

De esta manera, si nos vamos a la temática de la «entrada en análisis», hay un correlato de angustia como efecto de la interpretación y de la división subjetiva. Es como que en esa apertura, exista la certeza de una otra escena, de algo desconocido para el sujeto.

Lacan nos dice que cuando no hay angustia, perdemos la brújula. Lo que es lo mismo que decir que la angustia nos orienta. Esto no quiere decir que lo único que nos oriente sea angustiar a un paciente, sino servirnos de esa angustia para orientarnos en relación al deseo.

El tema es que no tiene que ser la única brújula, porque luego están esos analistas que solamente tienen la certeza de que el analizante cree en el inconsciente y trabaja, si se la pasa angustiado; si está angustiado desde antes de ir a al consulta…y sigue angustiado luego…

No debe ser la angustia la única brújula, aunque sabemos que ella introduce cierta certeza en el sujeto neurótico.

En este punto hay que precisar que relacionar el deseo a la falta (como recurso del analista) no está orientado para nada a causar angustia. Claro que puede servirnos de dato, que eso para el neurótico entraña una certeza, pero de ahí a que el objetivo sea ese, hay una gran distancia.

El objetivo podría ser extraer el saber inconsciente, significantes producidos por el sujeto y su historia, y que dan cuenta de la posición inconsciente del sujeto en juego.

Esto podría considerarse como una primera etapa, luego de la entrada en análisis propiamente dicha. Los efectos de verdad del sujeto. Luego, como paso lógico siguiente, vendía la subjetivación de que todas esos caminos recorridos tiene la marca de un mismo trazo.

Luego de la entrada en análisis, empiezan a trazarse caminos, que parecen todos diferentes el uno del otro, ya que toca determinadas «porciones» de la vida del sujeto, y con diferentes personajes…Cada uno de estos caminos puede conducir al sujeto a rectificar esa `posición respecto de esa realidad.

Y aquí se abre otra cuestión, así que de momento, dejaré aquí.

Categorías: Psicoanálisis