Psicología

Inicio Psicoanálisis La guía de la fobia

La guía de la fobia

Publicado por Betina Ganim

En posts pasados les hablé de esa referencia al padre que Lacan luego retomará en el Seminario 23. La cuestión es cómo, sin referencia al padre -que más bien falló en ese primer tiempo del Edipo- hay el síntoma. Por ejemplo la fobia.

La fobia es un invento singular en cada cual. Y que puede tener un valor de suplencia del Nombre del Padre.

Hay varios escritos y textos que abordan este tema. Tenemos por ejemplo el término: «líquido», con el que el sociólogo Z. Bauman aborda los síntomas de la época. Hay uno de esos textos que se llama “El miedo líquido”, que surge a partir de la observación del crecimiento de lo fóbico -sobre todo en las grandes ciudades.

Hoy en día hay ciudades en las que aparece el mismo efecto fónico; que aparece lo mismo que en la fobia: «la calle está llena de peligros, no salgo ni loco de noche, ni de día, te pueden asaltar en cualquier momento, y encima te matan, te violan!»

Entonces lo que vemos es que hay un intenso crecimiento de la fobia. Eso coincidiría bien con que algo tiene que suplir la falta de ley. Y es mejor todos esos miedos que «el a sujetado completo» (los remito al post anterior) que no sale de su casa porque esta víctima del capricho total.

En lo que hay que insistir es en que no se trata de una referencia realista a lo que pasa, porque el asunto es cómo se vive en el aparato psíquico. No importa eso, porque podría haber otra posición simbólica, por ejemplo esa posición de que ante lo que está pasando en las calles, salen con pistolas y palos, felices, porque por ejemplo no hay nada mejor que combatir al «malo»…

Entonces, si hay angustia es porque nos está llevando al plano asujetado, que sólo se explica porque es simplemente el significante, y no sé cuál otro viene… Estar sometidos a una especie de capricho, que en la fantasía se ve bien que es siempre una especie de capricho del otro. No es un miedo que empiece porque te va a caer un meteoro en la cabeza. Es porque hay deseos de los otros que, como no sé cuáles son, tengo que pensar que son malos para conmigo, asesinos, etc.

Llevando esto al plano social actual: se venden cada vez más esos gas pimienta que las mujeres llevan en sus bolsos como un cosmético más. Eso es exactamente lo que dice Lacan, es decir, que cada uno se puede hacer un orden siendo sujeto de un miedo: «No salgo ni loca sin mi gas pimienta». Y se ve el valor significante del miedo, porque traza recorridos.

Toda esa explicación tan importante de Lacan sobre lo que es organizar el espacio, las coordenadas fundamentales de una realidad, y decir qué es lo que guía tu vida, es, podemos decir, la guía de la fobia. Mucha gente ya puede decir eso. No se trata ni del Nombre del Padre, ni de los ideales, sino de las argumentaciones del miedo que te guían en la sociedad…

FUENTE: LACAN, JACQUES. EL SEMINARIO, LIBRO

Categorías: Psicoanálisis