Psicología

Inicio Psicoanálisis Mascaradas

Mascaradas

Publicado por Betina Ganim

Esta vez, tomaré el término de «mascarada» en relación al «postizo» e intentaré a través de la obra de Lacan, de plantear las diferencias entre ambos conceptos.

Tanto la noción de «mascarada» como la de «postizo» tienen en la obra de Lacan un lugar en lo concerniente a la feminidad, y son nociones bastante contemporáneas (1958 y 1960 respectivamente)

mascaradas

El término «mascarada» aparece por primera vez en Lacan en su Seminario 5 «Las formaciones del inconsciente», cuando está dedicado a abordar la relación del deseo con el significante.

Y Lacan comenta en este Seminario la tesis de J. Rivière, según la cual no existe diferencia entre la verdadera feminidad y la mascarada, que son la misma cosa…

Unos años más tarde Lacan retoma este artículo donde Rivière plantea su tesis sobre la mascarada, para decir que la mascarada femenina es la manera más común de la seducción entre los sexos.

Hay un Escrito clásico de Lacan, ineludible, «La significación del falo», donde retoma la función de la mascarada diciendo que la mujer pretende ser deseada y amada a la vez por lo que no es.

J-A Miller plantea que la posición de la mascarada tiene que ver con «ser o no ser» el falo deseado por al madre; por lo que esta cuestión entraña un modo del sujeto de reivindicación viril en relación al deseo materno.

El postizo, en cambio, tiene que ver con «tener o no tener» el falo deseado por la madre. Claro que también es una manera de reivindicación viril.

Este concepto aparece en Lacan en su Escrito «La subversión del sujeto», donde plantea algo así como que al no tener pene, esa misma ausencia hace a la mujer SER el falo. Que una mujer con un «postizo» debajo de un disfraz de baile, tiene un efecto total en hombres que no tienen rodeos…

Luego, en el Seminario 10, «La Angustia», en el sueño de la «Bella carnicera» Lacan considera que el caviar es el postizo con el que ella intenta evocar el deseo de su marido.

A la vez, el postizo no es lo mismo que una prótesis ¿en qué se basa la diferencia? Miller considera que el postizo avala la imagen, pero no la función. Dirá, en su Curso «De la naturaleza de los semblantes» que la mujer cree engañar a los demás agregándose lo que le falta, siempre y cuando eso venga de un hombre pero que parezca ser de ella, ya sea del orden del saber o del poder… Esta «mujer con postizo» se caracteriza por una protección feroz de su «tener».

El sujeto femenino nace en falta, nace no teniendo, su deseo está marcado por esa falta, por lo que como soluciones posibles en relación al falo son : la mascarada (por la cual se hace SER el falo) y el postizo (por el cual defiende su TENER)

Miller propone una nueva solución, que la llama «el postizo lacaniano», que a diferencia del «postizo» solo, opera con su NO TENER; es desde este lugar que causa el deseo con una «confesa máscara de nada».

FUENTE: KALFUS, P.«Las reglas del juego del amor»

Categorías: Psicoanálisis