Psicología

Inicio Psicoanálisis Salidas a la angustia

Salidas a la angustia

Publicado por Betina Ganim

Les decía en el post anterior que cuando ya una mujer o una mujercita conquista una respuesta a nivel del ¿qué me quiere el Otro?: quiere que sea el falo. Eso ya es una salida de la angustia.

Luego la cuestión es encontrar los modos de ser el falo, los modos de «disfrazarse» de falo, los modos de la mascarada y sus avatares -nunca se libera del todo de esa angustia.

salidas angustia

Por eso es interesante la cuestión de que el nudo al falo es un nudo laxo, es un nudo flojo, es un nudo que nunca está del todo ajustado. Por eso, cuanto más flojo está ese nudo, más énfasis se dedica a la mascarada, tratando de salir de la angustia reforzando y reforzando la mascarada. Hay veces son vencidas por esa angustia y en el medio de que se están maquillando, por ejemplo, se largan a llorar, tiran todo y pueden sacar el Lexotanil o cerrar las ventanas, en una precipitación.

Es lo que no entienden los maridos ¿qué hacen ellas en el baño? Es un momento de angustia, están peinándose, pintándose y vistiéndose. No solo es que se demoran, sino que si hay varias mujeres en el baño, hay un griterío de risas, o peleas infernales, llantos… no es nada pacífico eso, no?

No se trata de él afeitándose con los otros hombres, charlando, pasándose colonia y qué se yo, mientras lloran y discuten. Él, de lo más tranquilo, porque la angustia no está a ese nivel.

Esto podemos decir que es parte de la ‘Psicopatología de la vida cotidiana’ donde es muy importante la mascarada en la mujer porque está ubicada para responder a la angustia.

Y esto es algo que el psicoanalista tiene que tener en cuenta y saber leer.

Categorías: Psicoanálisis