Psicología

Inicio Psicoanálisis ¿Qué Padre?

¿Qué Padre?

Publicado por Betina Ganim


¿Qué Padre para nuestro siglo?

La cuestión del Padre es crucial en psicoanálisis. De hecho, es una pregunta que atravesó a Freud y que sostuvo Lacan en su enseñanza.Podemos decir que en este camino la cuestión del padre estuvo ligarda primero al Mito, y luego a la estructura, donde encontramos el modelo de la excepción. Es decir, uno queda por fuera, dando lugar al conjunto.

solo palabras 2

Veamos las diferentes versiones del padre con la que contamos en psicoanálisis.

Si hacemos un recorrido rápido, tenemos primero la versión del Padre del Edipo. Lacan formalizó el Edipo freudiano con el Nombre del Padre y la metáfora paterna. Luego pluralizó los padres, y termina definiendo al Padre a partir de una mujer. Un padre capaz de hacer de una mujer la causa de su deseo. Esto es, el padre como función de síntoma.

Revisemos. A comienzos de la enseñanza de Lacan, tenemos la versión del Padre en tanto función simbólica. Es un «Lacan con Freud» en el sentido de que aquel trataba la idea de un padre muerto, ideal y ligado totalmente al discurso materno.

El padre freudiano de Tótem y Tabú lleva a Lacan a explicar el padre como goce imposible. El padre muerto, en tanto ideal, de la horda primitiva.

En la última enseñanza de Lacan tenemos más bien a un padre bien vivo! Un padre que no se define por el deseo de la madre, sino por hacer de una mujer la causa de su deseo. que es algo diferente. Un padre que vivifica el deseo.

En «RSI», Jacques Lacan da una definición de padre que lo ubica en relación al «respeto y al amor». Que el padre haga de una mujer el objeto a causa de deseo, nada tiene que ver con aquel padre de la horda que gozaba de todas. Es otra versión de Padre la que pone en juego Lacan al final de su enseñanza.

Se trata del padre que puede disfrutar de las pequeñas cosas, que le transmite a sus hijos pequeños goces, o versiones de sus propias maneras de habérselas arreglado en la vida….de las dificultades que tuvo en el encuentro con el Otro sexo… No es el padre gozador, que las tuvo a todas, de un goce sin límite.

Podríamos decir que aquí Lacan está hablando más bien del padre encarnado, de carne y hueso, ese padre que transmite «saberes» a sus hijos…

Eric Laurent, por su parte, indica que Lacan a partir del Seminario 22 distingue al «padre como función» del padre como «excepción contingente». Es decir, que cualquiera puede hacer la excepción, que puede ser cualquiera, puede ser un modelo de padre o el otro, en tanto versiones de goce diferentes. No se trata de la versión del padre como nombre, sino de padre de lo real, un padre en el que el objeto a esté implicado de alguna manera.

Es el padre de la «pere – versión», el padre que se ha atado a los objetos a de una mujer.

La noción de padre -síntoma surge justamente para de ubicar al padre como aquel que hace la mujer objeto causa de su deseo. Y esto en la clínica permite orientarnos de manea diferente, ofrecer una propuesta diferente, orientada por la versión del «pere – versión», a que cada sujeto encuentre su manera singular de atarse a un goce que no sea ilimitado.

FUENTE: SCILICET, 2014. AMP. ED. GRAMA

Categorías: Psicoanálisis