Psicología

Inicio Psicoanálisis La proposición gozante

La proposición gozante

Publicado por Betina Ganim

Antes de pasar a la tercera proposición deseante que Esthela Solano Suarez destaca de lo que podemos desprender de la enseñanza de Lacan, tenemos que preguntarnos qué es lo que permite o no ese recurso al cuarto término (simbólico-Padre); es decir, qué es lo que permite su operación para darle al niño una salida y una solución en la que no tenga que pagar con su ser y con su cuerpo para estabilizar esa relación con la madre y su deseo.

un soplo

En lo que conocemos como la primer enseñanza de Jacques Lacan, la respuesta a esta pregunta, el elemento simbólico que opera en esa posición (simbólica) es un significante, por supuesto, pero no cualquiera, sino ese que Lacan llamó Significante del Nombre del padre (NP). Ese significante es el que viene a sustituir al deseo de la madre (metaforiza el deseo de la madre) permitiendo así una interpretación en términos de significación fálica, que habilita una posibilidad de respuesta a la pregunta por el deseo de la madre, ¿qué quiere la madre? Y lo escribimos así:

NP/DM DM/x NP (A/Falo)

Estos son los términos que retoma la Metáfora Paterna que Lacan desarrolla en su Escritos.

Decíamos que esto supone entonces una respuesta en términos de deseo. Pero esto supone una respuesta que no abarca lo que Lacan plantea más tarde: a la posición de la madre como mujer, y respecto de la elección d goce del sujeto.

Es decir, Lacan se ha ocupado muchos años del Padre, de descifrar qué es un padre y cuál es su función, o de qué tipo de padre asegura la función paterna como tal, o de las condiciones de posibilidad para que el niño encuentre ese apoyo en el Padre en tanto cuarto término.

Bien, pero a lo largo de su enseñanza, Lacan intenta varias veces dar una respuesta a ello. La autora del texto en el que me estoy basando, pone de relieve la respuesta que Lacan nos da en el Seminario 23, El Sinthome. Allí Lacan dice que la posición del padre debe asegurar una justa versión del padre. la «pere-versión». Una versión del padre como hombre, es decir, un padre como honre posicionado respecto al más de goce. Es en ese sentido que podemos decir que lo que le da al sujeto un término de decisión adecuado para resolver el problema del deseo de la madre, a la proposición deseante de la madre, es una proposición gozan o gozosa del padre, que tiene que ser aquella en la cual el padre se posiciona como sexuado respecto a un plus de goce: lo que supone hacer de una mujer objeto a que causa su deseo. Esta sería la versión del padre. Lo que nos lleva a pensar que la proposición gozante determina las condiciones de posibilidad de una salida por parte del sujeto infantil, una salida separadora respecto al deseo de la madre.

Hasta aquí llegaré hoy.

FUENTE:SOLANO SUAREZ, ESTHELA. «LA INSONDABLE DECISIÓN DEL NIÑO» PSICOANÁLISIS CON NIÑOS. LOS FUNDAMENTOS DE LA PRÁCTICA. ED. GRAMA.

Categorías: Psicoanálisis