Psicología

Inicio Psicología Cuerpo-Mente El Bienestar y el Cambio de Conciencia

El Bienestar y el Cambio de Conciencia

Publicado por Malena

Atrae felices experiencias un cambio de conciencia

La vida puede cambiar en todos sus aspectos para poder disfrutarla y ser felices y hacer felices a los seres queridos con sólo cambiar de estado de conciencia.

Es común que las desgracias no vengan solas, porque todo se relaciona con estados mentales negativos que atraen todo lo negativo, que a veces se pueden producir al mismo tiempo; como la pérdida de un trabajo, el fallecimiento de un ser querido, relaciones nefastas, un divorcio, etc.

el bienestar y el cambio de conciencia

Todo esto podría cambiar con sólo un cambio de conciencia. Es la tarea específica de todo psicólogo, tratar de que sus pacientes logren una mirada más amplia y lleguen a percibir el mundo de otra forma, para terminar con sus problemas y poder gozar de la vida; porque en definitiva todo depende de ellos mismos.

Las ideas tanto negativas como positivas tienen el poder de convertirse en realidades; son como señales magnéticas que atraen tanto lo bueno como lo malo; y si el empeño está concentrado en el pasado, ese pasado estará siempre vivo y fresco y tenderá a repetirse.

La creencia fundamenta la idea. Si una persona cree que es un fracasado, así será, si cree que no puede, no podrá, y si tiene miedo provocará aquello que teme.

Las ideas positivas tienen más poder que las negativas, y también resultados diferentes, de modo que si se logra cambiar las ideas se puede cambiar también la vida.

Si hasta el día de hoy los pensamientos han sido negativos, no importa, se puede cambiar hoy y tener la oportunidad de modificar el futuro.

El presente es el resultado de las ideas del pasado y el futuro será el resultado de las ideas de hoy.

Recién cuando una persona se da cuenta que todos los sufrimientos y sinsabores que ha experimentado los ha atraído ella misma, un cambio de conciencia es posible.

La negación y la dificultad para cambiar, radica en el hecho de adjudicarle a la fatalidad, a la suerte, a los condicionamientos familiares, o a otras circunstancias externas la responsabilidad de los acontecimientos.

Nuestra mente siempre está pensando y tenemos gran cantidad de ideas que no podemos controlar. Pretender controlarlas es imposible, pero si podemos cambiar nuestras emociones, podremos cambiar nuestras ideas.

Si tenemos sentimientos de odio, rencor, resentimiento, culpa, miedos, preocupación, envidia, celos, orgullo, tendremos ideas negativas que producirán eventos no deseados.

Si en cambio sentimos amor, caridad, confianza, generosidad, humildad y buen humor, y estamos dispuestos a perdonar toda ofensa, nuestras ideas cambiarán, serán positivas, y atraerán hechos positivos.

Todo en la vida puede corregirse en este mundo con un cambio de emociones que cambiarán nuestras ideas y nos harán sentirnos mejor, porque sentirse bien atrae siempre lo mejor.

Cuando una persona siente que no lo puede evitar y se deprime, tiene que escuchar música y cantar, o estar con un bebé o con una mascota, esto lo alegrará y logrará así mejorar notablemente su estado de ánimo.
Todos sabemos que la música puede hasta dominar a las fieras salvajes.

Cambiar los sentimientos cambia nuestras ideas, nos libera de todo lo malo y convierte a la vida en una sucesión de eventos mágicos.

Categorías: Psicología Cuerpo-Mente