Psicología

Inicio Psicología de Niños Crianza versus Genética

Crianza versus Genética

Publicado por Malena

¿Qué es lo que más influye en la infancia, la genética o la crianza?

La BBC de Londres está realizando un estudio psicológico longitudinal que tendrá una duración de veinte años, con un grupo de niños, desde su nacimiento, para lograr conclusiones más firmes sobre la influencia de las experiencias infantiles en el comportamiento y la personalidad.

crianza-versus-genetica.jpg

Las primeras investigaciones demostraron que el cerebro recuerda hechos desde el nacimiento.

Para comprobarlo, llevaron a niños de tres años a la sala de terapia intensiva para neonatos, donde por distintos motivos, estuvieron internados después de nacer, y donde debieron permanecer en incubadoras mucho tiempo recibiendo cuidados intensivos y atención especializada contando con la compañía permanente de sus madres durante su internación.

Se pudo observar que al experimentar nuevamente el ambiente de este recinto, ninguno de ellos dio muestras de alteración alguna, moviéndose con naturalidad en ese ámbito, habitualmente intimidante para cualquier persona, por la complejidad de los aparatos que allí se encuentran, demostrando solo curiosidad.

En cambio, el grupo testigo que no había vivido experiencias de cuidados intensivos al nacer , se mostraron asustados y se aferraron a sus padres.

Se puede inferir luego de esta prueba, que los niños que estuvieron internados y recibieron cuidados especiales de sus padres recordaron más el haber sido reconfortados emocionalmente por sus padres, o sea sus experiencia felices, que el sufrimiento de los severos tratamientos a los que fueron sometidos.

En cuanto a las experiencias de aprendizaje, los niños tienden a mirar qué sucede y a adoptarlo. Por ejemplo, aunque se trate de niños de apenas dos años, más de la mitad de ellos son capaces de aprender de un adulto a acoplar piezas sencillas y construir un sonajero, después de 24 horas de haber visto hacerlo.

Esto demuestra que gran parte de los niños pequeños a veces pueden absorber más de lo que puede ser conveniente.

Sharon tuvo una vida traumática desde su nacimiento. Cuando nació, sus padres se estaban separando y discutían permanentemente sin preocuparse de sus hijos.

Al año su comportamiento difícil evidenció que esa experiencia le había dejado una huella.

Su madre reconoce no haber estado preparada para recibirla debido a su conflictivo matrimonio, que se estaba desmoronando.

Sharon no está segura que su madre la ame y se muestra extremadamente independiente. La independencia como resultado de la inseguridad en los afectos puede no ser buena.

El padre de Sharon está desocupado y no tiene dónde vivir, por esta razón ve poco a los niños.

Se realizó una prueba con los padres para averiguar si eran capaces de recordar cosas de treinta años atrás, sin decirle a los participantes qué es lo que se estaba investigando.

Se observó a través del registro de sus electroencefalogramas, que existe una correlación entre la respuesta física y la memoria, dado que se reflejaron oscilaciones significativas en sus ondas cerebrales al identificar objetos significativos de esa época.

Con respecto a las experiencias felices las tres cuartas parte de ellos las recordó enseguida y la cuarta parte tardó más tiempo. En cuanto a las experiencias tristes, les tomó a todos mucho más tiempo recordarlas.

Se ha comprobado también con este estudio que el 60% de las madres primerizas es infeliz. Muchas veces los embarazos no son deseados o son demasiado jóvenes como para asumir la responsabilidad.

Ema se queja de su tercera hija porque llora todo el día. Reconoce que nunca quiso tener tres niños. Intentó la esterilización pero no le funcionó y quedó igualmente embarazada.

Sin amor los niños se vuelven inseguros y suelen volcarse al padre y rechazar a la madre.

Es el caso de Ema que se siente rechazada por su hija y se siente enfadada porque jamás dijo mamá hasta los 10 meses.

Las madres llevan la parte más compleja al ser madres. El embarazo, el parto, amamantar a su hijo, y cuidarlo es casi su tarea exclusiva aunque reciba la ayuda del padre cuando no está trabajando.

La relación madre hijo influye enormemente en la conducta y la personalidad de un niño que aprende a relacionarse con los demás de acuerdo a su primer modelo y condiciona para siempre su vida de adulto.

Categorías: Psicología de Niños

3 comentarios para “Crianza versus Genética”


  • He visto un par de veces el programa en el canal Infinito (acá en Chile lo dan pasada la media noche o en la tarde) y se ve bastante interesante. Para los que no sepan creo que se llama «child of our time».

    El gran cuestionamiento que puede tener este programa eso sí es la exposición de la vida de los niños…

  • hola malena,
    saludos desde mexico, ya tq he escrito antes y me he vuleto un adepto mas a tu pagina, la leo a diario. Te escrio algo preocupado, tengo un bebe de un año y ocho meses, él va a la guarderia y lo han cambiado de sala, en esta nueva sala los bebes aprenden a controlar los esfinteres, yo creo que el esta muy pequeño para eso, y ulktimamente esta muy lloron en las noches y muy apegado a su papa. quiere que solo lo abracemos, y consientamos. Mi duda es es edad optima para contro de esfinteres, le causara un daño esta situación , las lagrimas y lo suceptible que esta es por lo mismo. GRACIAS. ESpero tu respuesta por favor. bye!!!

  • Hola Idalia,
    A partir de los dos años o dos años y medio es la edad más indicada, pero depende de cada niño y de su circunstancia.
    Si tu lo vives con miedo y estás aprensiva, él lo vivirá igual.
    Es probable que el cambio de sala lo haya perturbado, no tanto las exigencias que no creo sean exageradas.
    Las guarderías suelen tener personal especializado y no creo que hagan lo que quieran sin tener en cuenta lo que es mejor para los niños.
    No lo consientas tanto, consuélalo cuando llora pero sin exagerar, los niños siempre están poniéndonos a prueba para ver hasta dónde pueden llegar. Un beso, malena