Psicología

Inicio Psicología Social Ser altruista está de moda

Ser altruista está de moda

Publicado por María Gómez

Cuando el materialismo y el individualismo rigen una sociedad se crea un gran obstáculo para aquellas conductas que velan por el bien común. Por fortuna, siempre encontramos especímenes que sobreviven a los mandatos de la mayoría y dedican su tiempo a los demás. Concretamente, a ayudar a los demás. Gracias a ellos, nuestra especie como comunidad global sobrevive, sin duda. Cuántos órganos (de personas vivas o fallecidas) se donan en el mundo para que pueda vivir otro ser humano. Hay personas que, incluso, ponen su vida en riesgo con el único fin de proteger la de otro. Y todo ello, sin esperar ni querer nada a cambio. Sí, el mundo también está repleto de personas altruistas. ¡Vaya suerte la nuestra!

hands-543593_1280

Es verdad que uno recibe lo que da. Es verdad que cuando te entregas a los demás, les ayudas, les proteges, velas por su bienestar en cualquier sentido, te sientes bien, tu cuerpo y tu mente te lo agradecen, lo que te invita a seguir por ese sendero.  Por tanto, ensalcemos las actuaciones altruistas, fomentemos que los jóvenes perciban estas actuaciones como ejemplares y edificantes porque depende de todos que podamos vivir en un mundo mejor.

protection-442906_1280En el momento que uno se inicia, por ejemplo, en el voluntariado se da cuenta de que su vida no estaba completa sin tender la mano. El impacto que ejerce el voluntario es brutal, más incluso que en la persona necesitada. Está comprobado que esta actividad reduce el estrés, y nos levanta el ánimo porque nos hace sentir útiles y encontrarle un sentido a la vida. Esto redunda en un sentimiento de felicidad que permanece relativamente estable y que nos motiva a embarcarnos en nuevas aventuras.

Para poder transmitir la esencia del altruismo, es aconsejable conocer las características sobre las que se apoya este concepto:

Tener una concepción constructivista de la vida ayuda a aceptar la realidad de uno mismo y a fijarse en las circunstancias de los menos favorecidos. La ética y la justicia son nociones que preocupan y aplican las personas altruistas por lo que suelen ser consideradas personas bondadosas.

Si alguien es responsable de las personas vulnerables y está dispuesto a ayudarles; de hecho, lo hace, entonces es que la solidaridad forma parte de sus cimientos como persona. Además, es probable que sienta empatía, poniéndose en su lugar y sintiendo su dolor o carencias como si fueran las suyas. Comprende que la dignidad del ser humano no entiende de nivel socioeconómico por lo que trata al mundo como le gusta que le traten a él.

Todo este conjunto de actitudes hacia la vida provocan que las personas incluidas en esta categoría se anticipen a las necesidades del resto y suelan ser amables con los desconocidos, además de con las personas de su entorno. Mantienen un alto nivel de compromiso para con los demás llegando a sacrificarse personalmente anteponiendo el bienestar de los demás al suyo propio. Aún así, les sigue compensando dar, entregarse, dedicarse al otro.

Como actitud contrapuesta al egoísmo, rescatemos este modo de vida habitual en tiempos pasados para traerlo a la actualidad como una gran virtud, valorada por la humanidad y que evitaría muchas calamidades propias de los tiempos en los que vivimos.

 

Categorías: Psicología Social