Psicología

Inicio Psicología Social Psicología Deportiva

Psicología Deportiva

Publicado por Malena

El equipo que cuenta con un psicólogo experimentado, logra mejores resultados

Los deportes son esenciales no sólo para mantener la buena salud, sino también para poder disfrutar de buenos momentos de esparcimiento y para tener la oportunidad de pertenecer a un grupo.

La vida moderna obliga a hacer una vida más sedentaria, porque muchos de los trabajos en una gran ciudad se pueden realizar sentados.

Psicología Deportiva

De manera que el movimiento físico se puede llegar a reducir en forma dramática debido a las exigencias laborales.

Los fines de semana la mayoría se convierte en simples espectadores de competencias deportivas manteniendo así la tendencia a quedarse quieto.

El movimiento crea hábito y el sedentarismo también. La vida es movimiento, por lo tanto, tratemos que en nuestra vida predomine el movimiento.

Caminar en forma aeróbica es uno de los mejores deportes que existen, porque exige el movimiento de todo el cuerpo, es económico, lo pueden practicar todas las personas a cualquier edad siempre que no tengan impedimento para hacerlo y no exige grandes esfuerzos físicos.

Si esta práctica se realiza en forma habitual, el cuerpo cambia su metabolismo, mejorando el funcionamiento de todos los órganos, fortaleciendo músculos y huesos y ayudando a bajar de peso.

Treinta minutos por día como mínimo bastarán para notar la diferencia.

Practicar deportes en equipo mejora las relaciones personales, porque obliga a identificarse con los mismos objetivos, a vincularse con otros que tienen los mismos intereses, a aprender a colaborar para lograr un fin común, a pensar como miembro de un grupo, y a compartir éxitos y fracasos.

Cada grupo deportivo tiene una dinámica propia en función a las personas que lo componen.

Esta característica le da una personalidad única a ese grupo que puede ser modificada con el reemplazo de uno o varios de sus miembros.

En los deportes profesionales, los psicólogos deportivos atienden la dinámica de los equipos deportivos, pudiendo lograr una mayor eficacia con sólo mejorar los vínculos entre ellos.

Muchas veces algunos buenos jugadores pueden llegar a fracasar por no saber comportarse en un grupo, tratando de destacarse individualmente y desaprovechando buenas oportunidades en el juego por no querer compartir las jugadas y llevarse él solo todo el crédito.

Es cierto que un buen jugador puede cambiar el resultado de un juego, pero también la colaboración del resto del equipo será esencial.

En un deporte de equipo todos los jugadores son importantes. Cada uno de ellos forma parte de una estructura que es como el engranaje de una máquina, en el que todas las piezas tienen que funcionar adecuadamente para que pueda realizar su trabajo.

La distribución del liderazgo según la personalidad de cada uno, le permitirá a cada jugador adoptar el rol que mejor lo identifique para lograr una mejor actuación y mayor eficacia.

Cada uno se desenvolverá naturalmente y con la mejor disposición si se le respeta expresar libremente su personalidad.

Un líder es el miembro de un grupo que se destaca en un rol específico por distintos motivos, por su personalidad, por el lugar que ocupa en el grupo, por su motivación, etc.

Puede haber líderes con distintos roles, como por ejemplo, de iniciativa, ordenadores, controladores, coordinadores, comunicadores, paternalistas, dominantes, sancionadores, aglutinantes, autoritarios, saboteadores, etc.

La distribución del liderazgo que se da espontáneamente hay que aprovecharla porque según sean las personas que integren un grupo, así será el liderazgo que cada uno podrá permitirse.

En definitiva, en todo equipo deportivo el psicólogo deberá encargarse no sólo del buen funcionamiento del grupo como grupo, sino también de las conductas, necesidades y motivaciones de sus miembros, de la relación que mantengan con sus entrenadores o directores técnicos, de los antagonismos y las dificultades que se produzcan, de los problemas familiares que atenten contra el rendimiento, de los hábitos perjudiciales y de la salud mental de los jugadores.

También es tarea del psicólogo deportivo ayudar a integrar al grupo a nuevos jugadores, circunstancia que suele desatar una reacción de rechazo colectivo con la consecuente baja en el rendimiento.

Categorías: Psicología Social

3 comentarios para “Psicología Deportiva”


  • guillermo17.openid.es/ enero 7, 2010 a las 8:58 pm

    no me gusto . creo q es muy escaso el espacio q le dedican a la parte deportiva.
    _personalmente ,creo, q el rendimiento positivo de un jugador , no depende de como este adaptado al grupo .si creo , q el jugador (como persona) rinde mas cuando atraviesa la madurez deportiva , pporq psicologicamente se cree el mejor: tiene cierto limite impuesto por el mismo, se encuentra + motivado , no piensa q tal o cual cosa no lo podria hacer, si no q simplemente se lo propone y lo consigue , destacandose , a tal punto q disfruta y no compite, solo se deja llevar por el momento. no interesa si esta adaptado o si es aquel compañero q se lleva bien con todos, por q no es necesario.
    muchas veces y mucha gente intenta q lograr algo imposible:Q TODOS DEBEMOS SER AMIGOS. personalmente no creo en esto. todos tenemos maneras de manejarnos:cosas q no s gustan y q no , pero si es posible(a mi me tocò ) trabajar juntos, sin llegar a esa ilusion de ser todos 1.
    _siempre se critica (en el trabajo , la escuela, en los clubes , etc) a aqllas personas q no quieren ser parte de un grupo, pero no se dan cuenta (o no quieren) q no es necesario ser hipocrita para formARparte de algo.
    deberias escribir sobre esto. me gustaria ver cmo lo afrontas.

  • Hola Guillermo, tener buenas relaciones interpersonales requiere madurez, o sea la capacidad de aceptar al otro como es, con sus defectos y con sus virtudes y poder ser su amigo y quererlo. No se trata de ser hipócrita, sino de aceptar a los demás como son y tratar de ser nosotros como somos.
    La buena educación, la consideración hacia los demás, la empatía, la capacidad de comprender al otro no es hipocresía, es ser tolerante y poder amar a todos los que nos rodean sin exigirle nada, porque nadie es perfecto.
    Cuando no puedes llevarte bien con los demás tampoco estás conforme contigo mismo.
    El antagonismo en un grupo provoca la disminución de su rendimiento y el mal funcionamiento de ese grupo, ya sea deportivo, de trabajo, familiar, etc. Porque las dificultades personales entre sus miembros absorbe la mayor parte de la energía en detrimento de los objetivos de ese grupo.
    No por nada los equipos tienen un psicólogo deportólogo que apoya al grupo, para disminuir las tensiones internas.
    un beso, malena

  • guillermo17.openid.es/ enero 8, 2010 a las 12:49 pm

    NO M PARECE Q MI RELACION CON LOS DEMAS TENGA Q VER CON MI ESTADO DE ANIMO.MAS BIEN ES 1 CUESTION DE CARACTER , Q NO TIENE NADA Q VER CON LA EDUCACION Q SE RECIB, YO CREO Q SI ADOPTE 1 FORMA DE MANEJARME DENTO DE 1 GRUPO ES POR MI EXPERIENCIA , Y SI ME MANEJO ASI , NO CREO Q SEA UNA FALTA DE RESPETO.
    _EL RESPETO ES ALGO FUNDAMENTAL PARA MI , SI TENGO Q FELICITAR A ALGUIEN Q NO ME CAE BIEN , LO FELICITO. NO CREO EN ESSA »UNION» ,SI CREO EN Q TENEMOS FORMAS DE MANEJARNOS Y ES ALGO NORMAL Q DENTRO DE CUALQUIER GRUPO HAYA DIFERENCIAS , NO ES DE OTRO PLANETA, PERO A LA VEZ ESTA EN 1 MANEJAR ESAS DIF , SIN CAER EN LO Q YO LLAMO HIPOCRESIA .NO SCREO POSIBL Q EN GRUPOS GANDES NO EXISTA DIF .
    _YO PUEDO ESTAR PELEADO C VOS , PERO ESO NO M IMPIDE TRABAJAR JUNTOS SIN SER AMIGOS.EN LA ESC MISMA PASA. LOS PROFES INTENTAN 100PRE LO MISMO Y CREO Q SOMOS DEMASIA2 GANDES COMO PARA MENTIR Y MENTIRNOS NOSOTROS MISMOS. GRACIAS Y ESPERO NO HABERLE QUITADO TANTO TIME.
    ESPERO ESE ARTICULO, ES ALGO Q QUIERO VER , ME GUSTARIA MUCHO TENER ESA OPORTUNIDAD, AUNQ SEA SU RESPUESTA.