Psicología

Inicio Amor El Amor Compartido

El Amor Compartido

Publicado por Malena

No es común que la gente acepte compartir su amor con otro, pero hay algunos que lo hacen y entonces, para poder vivir esa situación sin sufrir, en una sociedad donde no existen esas reglas, se engañan a si mismos y pueden seguir viviendo como si nada.

Nora ya cumplió las bodas de plata y su marido, José, la engaña con otra desde hace veinte años y hasta tuvo con ella un hijo que ahora tiene ocho años.

el-amor-compartido

Nora vive con su marido y con su madre y tienen dos hijas que ya están casadas.

José tiene un restaurante, hace muchos años, y está muchas horas fuera de casa. Curiosamente quiere mucho a su suegra, casi como una madre, y ella también lo estima y lo consciente como a un hijo.

La suegra que es viuda desde muy joven y que tuvo una sola hija, fue la que cuidó a sus dos nietas mientras eran chicas, porque Nora tuvo negocio muchos años. Pero durante una de esas crisis económicas que a duras penas todos tuvimos que vivir, pudo venderlo y retirarse.

Desde que Nora está en casa todo el día, su madre acapara toda la actividad hogareña, además de acompañar al matrimonio a todos lados, porque no se quiere quedar sola.

Sin embargo, su hija manifiesta que a ella esto no le interesa, acepta esta situación con el mismo estoicismo que acepta la doble vida de su marido.

Se podría decir que su marido tiene dos esposas, su mujer y su suegra, y que está muy conforme con ellas, porque lo atienden muy bien, le tienen la casa al día, le cocinan y cuando está en casa, es el dueño del control remoto.

Su suegra le ha arrebatado el rol a su mujer, con el derecho de haberlo desempeñado muchos años, cuando la necesitaron para que cuidara a las niñas, y ahora a la dueña de casa le va a ser imposible recuperarlo sin herir a su madre.

Nora es una mujer de carácter fuerte por sus convicciones firmes y su poder de decisión, pero es discreta, callada, de muy bajo perfil e incapaz de imponerse por la fuerza; y más bien recurre a su astucia para conseguir algo.

Se podría decir que su casa generalmente es un hogar tranquilo, donde no hay peleas ni gritos, pero eso no quiere decir que no haya conflictos y que en algún momento la situación no se desborde y estalle.

Aunque Nora conoce la relación extramatrimonial de su marido, para ella esa mujer y ese hijo simplemente no existen, porque lo que hace su marido fuera de casa a ella no le importa.

José tiene así dos hogares y una doble vida que ha mantenido muchos años con la anuencia de su mujer y de la otra que por supuesto sabe que es casado.

En países de Centroamérica es bastante común que los hombres que tienen una posición acomodada tengan una concubina y que además tenga hijos con ella. Pero en Argentina, hasta donde yo se, no es tan frecuente, aunque sin duda existen casos como este.

En algunos países orientales la bigamia está institucionalizada, siempre que el varón pueda mantener a ambas familias, e incluso existen lugares donde se practica la poligamia, o sea, la posibilidad de que un hombre pueda tener varias mujeres que vivan en la misma casa.

En cuanto a Nora, creo que aunque no lo parezca, le debe ser muy difícil aceptar estas circunstancias porque ama a su marido. Pero esa es su forma de encarar las cosas, lo que no le gusta simplemente no existe.

Y entonces, vemos que hay gente que puede compartir el amor en todo sentido, con su madre y con su marido.

Esto no está mal ni bien, es una forma de vivir válida para esas personas, que saben lo que quieren y deciden seguir adelante en ese grupo familiar, a pesar de todo.

Categorías: Amor

Un comentario para “El Amor Compartido”


  • isis27.openid.es/ marzo 7, 2010 a las 11:37 pm

    Al hilo del post, me gustaría que me dijeras tu opinión sobre un tema, Malena, no es tan tan pero algo tiene que ver.
    Hace dos años tuve una relación con un chico que me gustaba, más físicamente que otra cosa porque le veía un punto de inmadurez que no me acababa de convencer, pero en fin, amigo de amigos, me lo presentaron mis amigos porque decían que yo le gustaba muco a él. Empezamos algo nada serio, a quedar de vez en cuando y yo fui sincera cuándo él me preguntó acerca de lo que sentía. Le dije que no sabía si me gustaba o no pero que realmente no veía mucho futuro ya que no era la clase de hombre con la que yo quisiera nada serio. Se lo tomó al pie de la letra y empezamos a quedar exclusivamente para «momentos divertidos» cuando teniamos un rato libre, sin más vínculo. Al cabo de un tiempo conoció a una chica y se enamoró y se fue a vivir fuera de mi ciudad. La verdad, no me afectó demasiado. Estuvieron dos años fuera, y ella ahora le ha dejado. No puede vivir de los celos que él le provoca ya que es un chico muy guapo y con una forma de ser muy cautivadora,alegre, positivo al que le gusta disfrutar de todo,que tuvo muchísimas amigas y amantes con las que mantiene contacto, pero con las que que sepamos, no le ha sido infiel. Ella legó hasta el punto de prohibirle usar messenger, facebook y demás redes, incluso le registraba el móvil y el correo.
    El caso es que él ha aprobado sus oposiciones y a la hora de elegir ciudad no tenía mucho para escoger, y escogió nuestra ciudad. Éso provocó la ruptura, ella no puede vivir en ésta ciudad porque trabaja en otra, no soportó la idea de que regresase aquí a vivir solo de nuevo conmigo cerca (ella se conoce la historia), sus ex (con las que tiene buena relación)y sus amigotes (típico chico que conoce a mucha gente, con un círculo social amplio, bueno en muchos deportes y actividades etc) base de todas sus discusiones y desencadenantes de las crisis de ansiedad de ella.
    Nada más volver, él me llamó y quedamos. Yo fui a reencontrarme con un viejo amigo divertido y pasar un buen rato, pero no sé que me pasó. Le vi diferente, vi algo que antes no veía, sentí cosas nuevas. Ahora me apetece verle, estar con él, estoy ilusionada. Mis sentimientos han cambiado por completo. Hace un mes que está aquí y quedamos cada fin de semana. El fin de semana pasado fue fantástico con todos nuestros amigos, estuvimos todo el día todos juntos tan cómodos y tranquilos, un buen rollo increíble..fue tan cariñoso conmigo delante de todos, estuvo tan pendiente de mi para todo..todo el mundo notó una gran atracción y yo no le he dicho nada pero he intentado que indirectamente entienda que he cambiado de opinión sobre él.Pero en toda la tarde hubo un problema:ella no dejó de llamarle. Ahora no para de enviarle mensajes y de llamarle. ël no cocgió el telf y borró los mensajes sin leerlos. Como no me quedaba claro lo de su ruptura, decidí hablar con él sobre ello. Al día siguiente me llamó él para saber como me encontraba y decidí preguntarle que pasaba con ella y como estaban porque lo del mensaje y las llamadas no lo había entendido.Me dice que la verdad sigue enamorado de ella. Que no quiere volver con ella, que lo ha pasado mal porque es una persona inmadura y muy posesiva pero que sigue enamorado, que tiene miedo de no poder controlar sus emociones si la vuelve a ver, que es consciente de que se tiene que desenamorar, pero que no sabe si podrá, aunque sabe que es una persona con la que no hay futuro. Yo no quiero presionarle, le apoyo y le digo que le comprendo pero la verdad no se muy bien como actuar. No creo que sea una buena idea soltarle ahora lo que siento porque se va a agobiar y probablemente no me creerá y lo tomará como un capricho de querer lo que ahora no me pertenece. Pero no quiero compartirle, no quiero que la vuelva a ver aunque se que probablemente lo hará. No quiero que sea una historia de tres ni comerme las migajas de otra.¿Debo dejarle tiempo para que se decida y se equivoque de nuevo? ¿o debería olvidarme de ésta persona? ¿debo dejarle ver lo que antes no le dejaba, mi verdadera personalidad?siempre he sido un poco fría con él, y ahora intento que me vea como realmente soy, cariñosa y leal, antes no me interesaba que me viera así .La verdad me estoy manteniendo al margen, intento que cuando esté conmigo esté a gusto y se divierta sin presionarle para nada a que tome ninguna decisión, pero no quiero seguir creando vínculos con una persona que probablemente me romperá el corazón. Me encantaría que analizases la situación, un beso.