Psicología

Inicio General, Psicología y Literatura Beneficios de Inventar Historias.

Beneficios de Inventar Historias.

Publicado por María Fay

Como hemos hablado anteriormente la creatividad está asociada con la capacidad de Invención. Esto es, la creación de algo nuevo, con los materiales y elementos de que disponemos.

Actualmente estamos acostumbrados a recibir productos ya hechos: desde los alimentos hasta los juegos.
Por eso mismo, cada vez es más necesario volver a pensar en crear e inventar.

El desarrollo de lo creativo se debe fomentar porque de no estimularse termina empobreciéndose cada vez más. El recurso de inventar historias es una herramienta sumamente interesante para permitir el despliegue creativo, para implementar tanto con niños como con adultos.

Las palabras y las ideas son los elementos: la materia prima. A partir de ahí éstas se conectan, se asocian con otras dando forma a una narrativa. Una idea nueva que se desarrolla en el tiempo, que puede ser narrada.

Recurrir a esto como un juego es interesante tanto para desplegar la creatividad como también desde el punto de vista terapéutico.

Como hemos visto en artículos anteriores, desde las conceptualizaciones del Arteterapia, todo lo que nos permita cambiar y modificar el entorno, nos habilita para cambios propios. Nos permite conocer otros escenarios posibles, otras formas de respuesta, otros discursos y otras maneras de interactuar.

Transitar por el camino de la invención de una historia nos hace descubrir y reconocer herramientas propias que quizás no sabíamos que existían, nos conecta con la capacidad innata que todos tenemos de elegir y transformar.

Así, la propuesta puede iniciar con una idea o una palabra de base. A partir de la cual jugar a ver qué pasa.
Es un recurso muy útil en la crianza de niños para sustituir o ampliar al “cuento de antes de dormir”. Usando una historia de base y permitiendo cambiarla, o simplemente narrando una historia inventada, que puede surgir de un disparador inicial, propuesto por los chicos o por el adulto.

Turnarse en estas invenciones es una herramienta que además de todos los beneficios mencionados anteriormente, potencia y fortalece el vínculo. Narrar y ser escuchado, y luego escuchar al otro fomenta espacios de respeto y aprendizaje mutuos que son muy importantes en el plano de la crianza.

Como dice Gianni Rodari, las palabras producen efectos en quien las escucha y también en quien las dice (porque cuando hablamos, escuchamos).

Estos efectos son como ondas expansivas, que generan asociaciones, nos traen recuerdos e imágenes. La creación de historias permite que todas estas conexiones sucedan, dándoles forma y un carácter nuevo.

Nos permiten, por medio de su construcción, tramitar emociones y conflictos propios, poniendole nombre a muchos de ellos, incluso transformándolos en personajes, que además, pueden actuar: destruir y reconstruir.

El atreverse a crear e inventar debería ser sin más un hábito cotidiano. Las responsabilidades y el trabajo en el mundo adulto nos hacen muchas veces olvidar, o relegar los aspectos creativos. Sin considerar que lo creativo es la base de todo lo productivo. La creación es la esencia de la naturaleza humana, que ha sabido transformar su entorno y transformarse para sobrevivir.

Así, inventar historias beneficia lo emocional, el potencial creativo, la capacidad de armar metáforas y símbolos, la capacidad de nombrar, que desde el punto de vista psíquico es sumamente importante, fortalece lo vincular y refuerza la confianza sobre las propias capacidades.

Permite un desarrollo y despliegue del plano de la Fantasía, tan importante para poder elaborar conflictos psíquicos.

Fomentar su práctica frecuente es recomendable no solamente en la interacción con niños y niñas, sino también en el mundo adulto.

 

 

 

Categorías: General, Psicología y Literatura