Psicología

Inicio General Cuidado con el crítico interior

Cuidado con el crítico interior

Publicado por Israel Rios

Seguro que muchas veces has pillado infraganti una vocecilla interior bastante criticona no solo con los demás sino también con uno mismo. Todos tenemos en mayor o menor medida este crítico interior que es implacable con propios y extraños.

Damos una voz de alerta sobre este crítico interior pues, si bien es verdad que hay críticas constructivas hay muchas críticas que son destructivas.

2014-06-23 00.32.40

Es en la niñez cuando ese crítico comienza a aparecer en nuestros pensamientos y la causa de ello son las críticas que inevitablemente recibimos de los demás en esas edades, sobre todo de nuestros propios padres que de forma más o menos intencionada vuelcan su crítico interior sobre sus propios hijos.

Por ejemplo, cada vez que los padres recriminan una actuación de sus hijos u otras personas adultas con las que interactúan como por ejemplo sus profesores entonces de forma inevitable se va formando y va creciendo el crítico interior. Dependiendo de cómo sean esas críticas recibidas así será nuestro crítico personal.

De ahí que sean muy normal paradojas como las que ocurren a esas personas que dicen frases como «nunca seré como mi padre» y se descubren a si mismo comportándose de la misma forma. Se trata de que el crítico interior se formó durante los primeros años de vida a través de las críticas quizás demasiado destructivas de los padres o de alguno de los dos.

Aquí tenemos la respuesta de porqué caemos en la trampa de nuestras propias críticas hacia nosotros mismos. Se trata simplemente de la repetición de patrones aprendidos en la niñez y que nos vuelven muy críticos como el entorno en el que hemos vivido.

Comprueba si eres capaz de estar unos minutos en compañía de alguien sin emitir ninguna crítica. Casi seguro que no vas a poder pero ten en cuenta que este crítico interno puede ser tan destructivo que acabe con cualquier rastro de positivismo en nuestro interior, algo que tarde o temprano envolverá toda nuestra vida y la de quienes nos acompañan.

El problema se torna grave sobre todo cuando ese crítico no solo lo es con los de fuera sino que lo es consigo mismo y además de forma muy dura. Con ese crítico tan desarrollado nos centramos únicamente en las cosas negativas y obviamos cualquier aspecto positivo. Es un mecanismo realmente autodestructivo del que es difícil salir, una negatividad con la que envolvemos toda nuestra vida, nos volvemos incapaces de ver algo positivo y todo por haber creado un crítico interior verdaderamente destructivo.

Se ha demostrado que la queja y la crítica influye negativamente en el crecimiento de una zona del cerebro que se encarga de la memoria y del aprendizaje. Esto hace que la búsqueda de soluciones ante los problemas se vuelva prácticamente imposible o muy difícil.

El crítico interior hace que no nos podamos centrar en los aspectos realmente relevantes de el problema que aparentemente se nos ha planteado.

Una persona así es incapaz de disfrutar de nada en la vida, tiene una idea completamente atrofiada y subjetiva de sí mismo, en definitiva es una persona propensa a la depresión y a la negatividad.

Es mucho mejor aprovechar el crítico interior de forma positiva y constructiva.

Categorías: General