Psicología

Inicio General El Poder del Pensamiento – I

El Poder del Pensamiento – I

Publicado por Malena

Tabla de contenidos de El Poder del Pensamiento

  1. El Poder del Pensamiento – I
  2. El Poder del Pensamiento II

Es necesario aprender a utilizar el poder del pensamiento para nuestro propio bienestar y evolución; y también para ayudar a todos los que nos rodean.

El Poder del Pensamiento I

El poder del pensamiento sólo puede incrementarse con la práctica diaria, de la misma manera en que nuestros músculos se fortalecen con el ejercicio físico, la vibración de la mente pensante es el ejercicio para aumentar su poder.

La ciencia ha comprobado, estudiando cerebros de personas fallecidas, que el cerebro de una persona pensante es mayor que el de una persona que vive automáticamente movida por puros condicionamientos, y además tiene una mayor cantidad de circunvalaciones.

Para fortalecer la mente la práctica de pensar tiene que ser metódica y se puede comenzar leyendo pequeñas frases fijando la atención con intensidad. Media hora es una buena práctica pero se puede empezar con quince minutos todos los días. Cuando se omite un día de práctica son necesarios tres o cuatro días más para reemplazarlo.

Esta ejercitación desarrollará la fuerza mental y hará posible enfrentar los problemas cotidianos de un modo más efectivo.

Este poder, que en todos reside, es el mismo poder que formó el Universo.

El proceso mental conocido por “cavilación” que es perjudicial, produce agotamiento nervioso e irritabilidad, consiste en la reiteración de un pensamiento estéril. Es la repetición de un pensamiento penoso fallido que no conduce a nada y solo produce más sufrimiento.

Una forma de liberarse podría ser iniciando otra fuente de pensamiento completamente opuesto, porque el cerebro tiene la tendencia de repetir las vibraciones ya producidas, de modo que cambiando la temática quedará el pensamiento nuevo que generamos voluntariamente, y desaparecerá el anterior.

La persona dominada por una cavilación que “no puede sacar de su cabeza”, dedicando tres o cuatro minutos cada mañana a algún pensamiento noble y alentador, como por ejemplo: “Yo soy la paz” o “Mi mente es la fuerza” o “Yo soy el bienestar y la dicha”, logrará desterrarla de su mente en poco tiempo. Posteriormente también estos pensamientos nuevos surgirán espontáneamente para su beneficio.

Otra forma de fortalecer la mente es apoyándose en la Buena Ley Universal, estableciendo una costumbre de contacto espiritual habitual. Descansar en el pensamiento de que todo ocurre conforma a la Ley Universal y que todo lo que sucede no pasa por casualidad.

Nada que no sea lo que nos corresponda puede tocarnos, o sea, nada que no haya sido causado por nosotros mismos, de manera que nadie puede perjudicarnos.

La Ley Universal obra para liberarnos de las consecuencias de nuestras acciones y todo eventual sufrimiento, sea el que sea, es un aprendizaje para nuestra felicidad final.

Una vez que hayamos utilizado nuestras mentes para pensar, el trabajo de pensar debe cesar por completo, porque así como nuestro cuerpo cansado necesita reposo la mente también.

Dejar de pensar no es fácil y también hay que practicarlo por períodos breves hasta adquirir el hábito. Se puede lograr imaginando un vacío, sin tratar de esforzarse ni gastar energía para intentar tener la mente quieta, pero tomando conciencia de quietud y oscuridad.

La gente que utiliza su mente exclusivamente en una sola temática limita su poder mental. Es importante cambiar de área de interés de vez en cuando para ejercitar el pensamiento.

La noción de que nuestra vida es una unidad separada, independiente, combatiendo por si misma contra innumerables otras unidades separadas e independientes, es la ilusión más perturbadora. La paz mental estará lejos de lograrse mientras consideremos de este modo el mundo, porque recién cuando podamos convencernos que todos somos uno, entonces la paz de la mente será nuestra sin temor alguno de pérdida.

Bibliografía: “El Poder del Pensamiento” de Annie Besant – Editorial Kier – 1980

Categorías: General

2 comentarios para “El Poder del Pensamiento – I”


  • Hola Malena!
    Continúo leyendo todos tus artículos. Aun me quedan muchos, pero estoy encantada porque han caído en mis manos en un momento en el que anhelaba y buscaba respuestas ….y éstas…..me están siendo muy válidas. Me están ayudando muchísimo tus explicaciones sobre el pensamiento, la meditación, la creación……Me gustaría saber más.
    Un saludo y gracias.

  • Hola Inma, gracias por leer mis artículos y por tus palabras. Me siento muy halagada de poder ayudarte. Te mando un beso, malena