Psicología

Inicio General El sentimiento de unidad a raíz de la Pandemia.

El sentimiento de unidad a raíz de la Pandemia.

Publicado por Lic. Maria V.

Una de las experiencias que estamos transitando durante esta Pandemia es la sensación, inédita por lo menos en base a lo que se conoce históricamente, de unión a nivel mundial.

Es probablemente la primera vez que la humanidad está pasando por lo mismo sin importar el país al que se pertenezca.

Este sentimiento de unidad o de traspaso de fronteras es, en el mejor de los casos, la experiencia que tal vez debía ser transitada para poder abordar temáticas que nos incumben a todos y que implican poder atravesar los límites de nuestra nacionalidad.

El interés por el medio ambiente y el cuidado del planeta, la preocupación sobre las futuras generaciones y la aceptación de otras ideologías y culturas, son fundamentales para la evolución como seres humanos.

Esta Pandemia, de algún modo u otro, ha posibilitado la vivencia de unidad, en tanto todos, por primera vez, sin importar nacionalidad, poder económico o estatus social, estamos siendo detenidos y coartados por este virus.

Esta vivencia en sí misma aporta un cambio. Nuestro recorrido previo nos traía por caminos de gran individualismo. El sistema mismo impulsa a las preocupaciones económicas y a la búsqueda del bienestar personal, sin registrar las necesidades ajenas. Por supuesto que hay quienes siempre dedicaron gran parte de su tiempo al trabajo solidario, pero el sistema en particular no impulsa estas acciones.

Así, podemos pensar que estar viviendo esta situación a nivel global es de por sí un elemento de cambio respecto a la modalidad que traíamos previamente. La necesidad de «cuidarnos para cuidar a los demás» es tambien inédita y nos confronta con la responsabilidad social de actuar en función de aquello que nos excede individualmente.

Más allá de que muchos crean que apenas la cuarentena se levante todo volverá a como era antes, esto es de por sí cuestionable y poco probable. Porque el tiempo de confinamiento y la experiencia vivida hasta ahora, ya deja marca en el psiquismo de todos.

Sería interesante pensar este impasse como la posibilidad de afianzar el sentimiento de unidad de aquí en más. Siendo el autocuidado y el cuidado del otro una premisa presente de manera cotidiana. Muy probablemente esta nueva fórmula nos lleve por caminos distintos, sin duda necesarios para trascender modos que han mostrado ya su caducidad.

El sentimiento de unidad nos permite atravesar nuestras vivencias particulares, entender a ese otro, que vive del otro lado del mundo, e imaginarlo transitando por lo mismo que uno. Posibilita la acción conjunta, el interés común, más allá de las diferencias. Inmediatamente nos conecta con la idea de Mundo, Tierra, y por lo tanto, la Naturaleza que nos rodea.

Pensar globalmente es una característica de las generaciones más jóvenes y, sin duda, es el inicio de una Nueva Era. La preocupación por el medio ambiente y la toma de conciencia sobre temáticas sociales son características de una juventud que viene a plantearnos la necesidad de cambio. 

Tal vez esta pandemia genere un impulso en esa dirección y nos posibilite unir fuerzas por el bien común y encontrar soluciones que beneficien a las futuras generaciones, dejando a un lado, por una vez, los intereses de posesión y dominio particulares.

Tal vez muchos salgan de este confinamiento queriendo sacar provecho de la situación, o perpetuando el modo individualista de vida previo. Pero se nos esta presentando la oportunidad de elegir ser funcionales a un cambio de paradigma, que está haciendo lo imposible por hacerse oír.

 

 

 

Categorías: General