Psicología

Inicio General La sombra colectiva, según la Psicología Analítica.

La sombra colectiva, según la Psicología Analítica.

Publicado por Lic. Maria V.

En el libro Encuentro con la sombra, edición por C. Zweig y J. Abrams, estos autores describen a la sombra colectiva, a la cual caracterizaremos a lo largo de este artículo.

Es muy importante reconocer en la actualidad los aspectos en sombra de la humanidad porque nos permitirían hacer los trabajos de integración y concientización necesarios para movilizar cambios.

La sombra personal son todos los aspectos rechazados, invisibilizados o que han quedado sin desarrollarse por ser poco valorados, en el psiquismo de un individuo. Conocemos nuestra sombra al verla proyectada en otros, ya que es difícil acceder a ella de otro modo.

Así cómo está la sombra personal, se halla la sombra colectiva, que implica todo aquello que es rechazado colectivamente. Como reconocer la propia sombra no es tarea fácil, porque implicaría admitir las propias vulnerabilidades y falencias; se tiende entonces a expulsarla fuera, a proyectarla en otros grupos o figuras. Así, cuánto menos conscientes seamos de esto, más crece esa sombra, y más agresividad acumula.

Podemos observarlo en las noticias y en los conflictos que la humanidad atraviesa actualmente. Las cacerías de brujas que aún subsisten, el racismo, y los bombardeos y guerras son ejemplos de esto. Es el otro el culpable de todos los males. Eso ahorra la concientización sobre los propios aspectos sombríos.

La sombra colectiva se hace ver, se muestra en las miserias del mundo, en la ambición desmedida, en los actos de discriminación. Se muestra para ofrecer la oportunidad de ser observada y tal vez integrada. Pero aún hay gran ignorancia, y esto perpetúa el rechazo.

El proceso de la sombra colectiva implica la aparición afuera de todo lo rechazado, encarnado por un otro u otros que serían los únicos responsables. Deshumanizarlos, transformarlos en monstruos es una manera de justificarse a sí mismos e incentivar el odio. Si los otros son culpables esto genera la ilusión de pureza e inocencia en quienes observan y acusan. Muchos dogmas han potenciado esto. La herejía y la cacería de brujas que mencionamos anteriormente ocupan este lugar.

Arte, literatura y cine han sido los encargados durante mucho tiempo de mostrar los aspectos sombríos colectivos. Estos recursos permiten a veces ver reflejados los propios impulsos  en un terreno seguro.

La aceptación de la propia agresividad es parte del proceso de integración, pero no implica darle rienda suelta. Por el contrario, la correcta concientización permite precisamente moderarla, y canalizarla saludablemente.

La sombra colectiva nos muestra todo lo que como humanidad no queremos ver, lo que queremos tapar o negar, todo lo reprimido lo vemos de repente en otros y lo usamos como excusa para luchar. Otro partido político, otra raza, otra religión, otras ideas o formas de ser. Los ubicamos en la vereda de enfrente y los responsabilizamos de todos los males que vivimos. Esto nos impide ver que todos somos parte del mismo proceso y nos aleja del reconocimiento de las propias cuestiones en juego.

La integración de la sombra implica poder conectarse con los propios puntos oscuros, con todo lo que no nos atrevemos a observar, tanto de manera personal como desde el punto de vista colectivo. Es visibilizar y hacerse cargo de la propia participación en lo que vivimos.

 

Fuente: Encuentro con la sombra. C. Zweig y J. Abrams.

 

 

Categorías: General