Psicología

Inicio Depresión La Culpa

La Culpa

Publicado por Malena

El sentimiento de culpa participa activamente en el desarrollo de la mayoría de las enfermedades porque se trata, de un sentimiento negativo que exige reparación.

Una persona se siente culpable cuando no pudo actuar según sus expectativas y sus propios valores y por esa razón se siente en falta e imposibilitada de continuar con su vida y seguir creciendo.

la-culpa

Sienten culpa y necesitan castigo porque se ven como las peores personas empeñadas en sufrir por lo que han hecho, han omitido o han dicho, sin la capacidad de evaluar objetivamente las situaciones; y sin darse cuenta que todo aquello por lo que se culpan fue lo único que pudieron hacer en ese momento de sus vidas.

¿Quién es el dueño de la verdad que nunca se equivoca y hace siempre lo correcto? ¿Quién es el que está libre de toda culpa? Ninguno, sin embargo los que pueden seguir viviendo normalmente sus vidas después de creer que se han equivocado aceptan que no son perfectos, que a veces sólo hacen lo que pueden, y no lo que creen que deberían haber hecho, porque es lo único que pudieron hacer en esas circunstancias.

Todo ser humano tiene que amarse y respetarse a si mismo para poder amar y respetar a los demás. Por esta razón tiene el derecho de satisfacer sus necesidades físicas, emocionales, intelectuales y espirituales primero.

Todo aquello que atente contra la libertad de ejercer estos derechos producirá conflictos difíciles de resolver que producirán culpa y el deseo de proyectarla en los demás, para evitar asumir que no somos perfectos.

El que es responsable de sus acciones y no necesita muletas ocasionales para tomar decisiones, se acepta como es y se perdona y perdona también a los demás que lo manipularon como un objeto,

La culpa nos permite justificarnos de nuestra inoperancia, porque si asumimos el papel de víctima nos liberamos de esas cadenas transfiriéndosela a otros.

Los demás hacen lo mismo con nosotros y nos transfieren sus propias culpas y su falta de responsabilidad para hacerse cargo de sus propias vidas.

Las culpas ajenas pueden ser producto de la actitud demandante de los familiares, que nunca están satisfechos y siempre están exigiendo algo más, como el pago de un tributo por existir gracias a ellos.

Si tomamos el control de nuestras vidas, ya no habrá culpas, porque podremos discriminar hasta dónde llega nuestra responsabilidad y donde comienza la de los demás, y no quedar atados a influencias emocionales ajenas.

La felicidad se logra cuando sentimos que estamos cumpliendo nuestros objetivos, pero si nos pasamos la vida tratando de quedar bien con los demás asumiendo sus responsabilidades nos sentiremos muy desdichados.

Los que se abusan de nosotros emocionalmente, nos hacen sentir culpables por ser felices.

Eso fue lo que me pasó con una persona que creía que era mi amiga; que cuando le dije que estaba mejor que nunca me preguntó ; cómo podía sentirme así con la situación grave que vive el país y los problemas que tiene la gente pobre en estos días.

En el fondo lo que desea este tipo de gente es el sometimiento y lo que siente por el que no se somete y se atreve a vivir su propia vida es envidia, por no poder hacer lo mismo.

No es que sean malos, son buenas personas, pero han quedado condicionados por mandatos antiguos y programados para ser desdichados.

Lo peor de todo es que hagan lo que hagan nunca estarán satisfecha porque nadie ha sufrido como ellos.

La abnegación mal entendida es creer que los demás se merecen más que nosotros, y eso no es verdad, los otros son nuestros iguales y tenemos sus mismos derechos.

Ser un mártir no nos garantiza entrar por la puerta grande al cielo, porque son los últimos, los que son fieles con ellos mismos, los que entrarán primero.

Categorías: Depresión

2 comentarios para “La Culpa”


  • vinaes.openid.es/ abril 12, 2010 a las 4:36 pm

    Malena me encuentro atravesando un momento difícil dado que mi novio se siente culpable de haber obrado mal hace un tiempo, y ahora le recrudece la culpa, generandole un estado depresivo (según lo que yo creo) y manifestando que no es el mismo de antes, que me ama y nunca quiso a nadie así como a mí, que no puede salir del estado de tristeza que tiene, que cuando me ve se le da vuelta todo (entiendase que afloran sus sentimientos y deseos por mi) y que cuando no me ve toma decisiones como no continuar la relación. Actualmente, tiene momentos de pasión desenfrenada y otros donde se muestra frio y distante. Se resiste a consultar al psicologo y ya llevamos así cuatro meses. ¿Cómo procedo? Gracias. Viviana

  • Hola Vinaes, lamento decirte que no puedes hacer nada, porque el problema es de él. Sigue con tu vida como si nada, es un rollo que tiene que desenredar él. un beso, malena