Psicología

Inicio Psicoanálisis De principios y finales

De principios y finales

Publicado por Betina Ganim

Todo lo que vengo transmitiéndoles respecto de la lógica de la cura, de los recorridos que podemos recortar, teniendo en cuenta conceptos clínicos como transferencia, síntoma, etc., implica poder redituar estos conceptos según el tramo lógico d ella cura del que estemos hablando. Es emir, no es lo mismo hablar de síntoma en entrevistas preliminares, que el síntoma de entrada en análisis, que del sinthome…No es lo mismo la transferencia en un momento que en otro…de hecho, dije, el amor de transferencia en un análisis marca un tope, un cierre, y ubicamos allí al objeto petit a.

desilusion

Lacan luego piensa en el Acto del analista, que está totalmente vinculado a la noción de «deseo del analista»en el manejo de la transferencia. Porque hay que recordar que Lacan no habla de interpretación de la transferencia; eso sería confundir las cosas. Interpretar la transferencia es creer que se trata de cadena inconsciente, cuando en realidad de lo que s errata es de lo que hace tope a la cadena inconsciente misma.

En este punto, es que tiene más sentido hablar del Acto analítico, que tal vez orienta más para hablar un poco de el análisis del fantasma, la resolución del fenómeno transferencias, la caídas d ellos ideales, el des-ser y todas estas cuestiones vinculadas al final de análisis.

Si no le damos una lógica a todo esto, ¿qué sentido tiene producir la división subjetiva, que el sujeto produzca significantes, que haga un amor de transferencia, que destituya ala analista; qué sentido tendría eso si no pensamos en un final?

Todo este recorrido es para decir que «a la larga», todo el peso vuelve a estar en despejar ese pequeño objeto a, que es realmente ese imposible desde el cual se puede enmarcar todo lo que en un sujeto ha sido saber inconsciente. Este «despeje» del objeto, esta «ubicación» del objeto se produce en el momento lógico en que todas esas cadenas de saber han llevado al sujeto a un punto en el que no hay más…

Para poder determinar un punto de «imposible» es necesario recorrer todos los pasos (lógicos) sin saltearse ninguno. Esto , por supuesto, no se trata de algo que resulte «fácil»; lo importante es la orientación, no desviarse; luego, el tiempo…

Aún así, mucho antes de poder discutir cuestiones del final de un análisis, también es cierto que tenemos esas repeticiones en el análisis, eso que decimos «es lo mismo de siempre», pero que se termina formulando de manera diferente: aquel «tengo ese enganche con mi madre», o «siempre me pasa lo mismo», va apareciendo a lo largo delñ análisis d diferente manera, desde otra posición, desde otro decir, y ya en esas repeticiones lo que ese ve es que luego de varias secuencias, es mucho más saber el que abarca. Es decir, no es lo mismo un enunciado así en la primera o segunda sesión, que luego de 6 años de análisis, donde se quiere decir otra cosa…¿por qué quiere decir otra cosa? porque está como terminal de muchas cadenas, como núcleo, esa especie de «memoria repetitiva».

Categorías: Psicoanálisis