Psicología

Inicio Psicoanálisis Incorporación, eliminación, retención

Incorporación, eliminación, retención

Publicado por Betina Ganim

En las dos entradas anteriores, lo mismo que en esta, seguiré explorando el teto de este postfreudiano al que Lacan se refiere en el Seminario 1: Franz Alexander y su texto «la lógica delas emociones y su fondo dinámico».

Alexander diferencia tres grandes categorías de tendencias psicológicas; es decir, clasifica las tendencias de acuerdo a sus cualidades dinámicas fundamentales (su dirección):

icorporacion retenc eliminac

1) Incorporación,
2) Eliminación; y
3) Retención.

En cada una de estas categorías se diferencia una manifestación de construcción positiva y una destrucción negativa de la misma tendencia.

En el primer grupo: recepción pasiva y posesión agresiva; en el segundo grupo: dar valor y eliminación ante un ataque; y el tercero, retención para desarrollar algo, y retener algo de otros.

Es evidente que las tres clases principales expresan fundamentalmente necesidades, mientras que las seis subclases son tendencias más complejas que expresan no solo la dirección de la tendencia, sino también una cierta actitud (amor u odio) hacia objetos externos.

Después de haber diferenciado estas tendencias generales dinámicas, reconoce ciertos silogismos emocionales que expresan en términos psicológicos las relaciones dinámicas entre esas tres tendencias fundamentales.

Solo el reconocimiento de esas conexiones emocionales ha hecho posible el entendimiento de determinaciones psicológicas de las funciones orgánicas alteradas.

De hecho, Alexander ha escrito varios artículos relacionados a las “neurosis gástricas” y “úlceras péptidas”, en cuya determinación ubica ciertas “conexiones emocionales”.

Pone varios ejemplos, pero retomo el que da en relación a la culpa:

Esta reacción emocional ha sido, según Alexander, la más importante para entender el origen de los sentimientos de culpa en lo que hace a las tendencias de incorporación oral. Esta reacción de culpa a la agresión oral juega un importante rol en las neurosis gástricas y en la formación de úlceras péptidas.

Por último, Alexander dice que el regulador más importante en el equilibrio de estas tres tendencias es la sexualidad genital, que constituye un potente medio de drenaje de esas fundamentales necesidades psico-dinámicas que no pueden encontrar alivio en las relaciones sociales (sublimaciones).

Esta función drenante de la sexualidad genital que Alexander toma de Ferenczi pude ser demostrada en el caso extremo de las perversiones. Las agresiones insatisfechas acumuladas contra objetos externos puede llevar por ejemplo a una distorsión sádica de la necesidad sexual; de manera similar, los absolutos sentimientos de culpa pueden llevar a una perversión masoquista, y una curiosidad inhibida y acumulada, a tendencias voyeuristas.

Así explica Alexander las perversiones, y está convencido de que esa función drenante de la sexualidad genital es responsable de la significación central de los problemas genitales de las neurosis y de los trastornos orgánicos psicógenos.

El sistema genital y el sistema muscular voluntario se ocupan juntos de esos impulsos que son dirigidos hacia los objetos externos. La genitalidad alivia esos impulsos con los que el sistema voluntario no puede arreglarse.

De esta manera se plantea la satisfacción vaginal como el más efectivo alivio para tendencias receptivas insatisfechas, que han sido acumuladas en la vida. De la misma manera, la eyaculación es la más poderosa expresión de la tendencia de dar.

FUENTE: ALEXANDER, F. «Lógica de las emociones y su fondo dinámico»

Categorías: Psicoanálisis