Psicología

Inicio Psicoanálisis La oscuridad de lo femenino

La oscuridad de lo femenino

Publicado por Betina Ganim


«Algunas consecuencias psíquicas de la diferencia anatómica entre los sexos»es un ensayo que escribió Freud en 1925, 20 años más tarde que la primera edición de sus «Tres ensayos de teoría sexual», que sigue la misma línea en el sentido que Freud corrigió estos tres ensayos hasta el mismo año aproximadamente que se escribe este del que hablaré en más detalle en el siguiente post.

el deseo y el leng

Es un ensayo que Anna Freud leyó a nombre de su padre, en un Congreso internacional de psicoanálisis, en septiembre de 1925. Se trata de un artículo bastante breve donde tenemos en forma condensada lo que Freud reformó sobre el desarrollo psíquico de la mujer. Aquí hallaremos entonces la raíz de sus planteos posteriores.

Podemos ver en la obra de Freud que ya desde su inicio, hubo una pregunta que lo ocupaba respecto de la mujer, ese oscuro continente. Y en este recorrido, dice por ejemplo, en los «Tres Ensayos…» que la investigación sobe la sexualidad masculina era más fácil que la que concernía a la mujer, ya que, como sostenía Freud, esa oscuridad femenina es impenetrable.

En «Sobre las teorías sexuales infantiles» dijo que sus comunicaciones estaban más bien basadas en los datos arrojados por la vida sexual del hombre, hasta que en 1926, dice que sabemos mucho menos de la vida sexual de la niña que de la del niño, y que no nos avergüence la diferencia!

Como efecto de ese manto oscuro que ha cubre a la cuestión femenina en todas las áreas, a Freud lo llevó más bien hasta establecer una analogía entre ambos sexos…

Esto lo tenemos en tres referencias de su obra:

1) En su libro «La interpretación de los sueños», texto princeps de su obra, cuando haciendo una descripción del drama edípico parte de la analogía entre ambos sexos para decir que del lado de la niña, esñ´ta se inclinaba la padre, y el niño a la madre…

2) Luego tenemos una referencia ya en 1916-1917, cuando en su conferencias introductoras al psicoanálisis nos decía que así como el niño tenía esas actitudes tiernas con la madre y odio por el padre, del mismo modo ocurría con la niña, pero su objeto amorosos era el padre, por lo que la relación hostil era con la madre.

3) En relación a la identificación, tenemos en 1923, en «El yo y el ello» la suposición de que el sepultamiento del Complejo de Edipo arrojaba iguales efectos para ambos sexos.

Bien, luego tenemos el dato que desde que escribió el análisis de Dora hasta que volvió a interesarse por la cuestión de la mujer, pasaron varios años. Parece que seguía siendo oscuro ese continente… Y esta analogía que se rastrea en un primer momento, decanta luego en el reconocimiento de que la diferencia existe, fundamentalmente algo que queda plasmado en «Pegan u un niño», texto de 1919, donde estaba en primer plano el desarrollo sexual de la niña, llegando a la conclusión de que tal analogía que él mismo había planteado en su momento, no es tal.

Una nueva tesis se va dibujando en Freud, que parecía no poder dejar de pensar en esta cuestión. Si bien en 1924 ya podemos decir, en «El sepultamiento del Complejo de Edipo», que Freud mostraba su nueva tesis sobe eel tema, es recién en este texto del que les hablé al principio, y con el que seguiré el próximo post.

FUENTE: FREUD,S.»Algunas consecuencias psíquicas de la diferencia anatómica entre los sexos».ED AMORRORTU.

Categorías: Psicoanálisis