Psicología

Inicio Psicoanálisis «La patrona»

«La patrona»

Publicado por Betina Ganim

Tanto en la vida cotidiana como en la consulta, aparecen estas quejas de las mujeres: que los hombres las tratan como mucamas, que solo son para ellos madres ejemplares, que se olvidan de su condición de mujeres en la cama, etc.

Se trata de ciertas denuncias que dan cuenta de la pared que separa los sexos en los seres parlantes; pero que a la vez también son denuncias que dan cuenta de un real que los une, en tanto que el Otro es el medio de goce del cuerpo de cada cual: un sinthome, nos dice J-A Miller en su seminario «El partenaire-síntoma».

la patrona

Si alguna enseñanza nos da el psicoanálisis, es que el goce de una mujer heterosexual está en «ser amada», atrapar de alguna manera a ese que la ame, y la elija entre tantas otras mujeres. Es así que puede haber una lista interminable de hombres en la serie, pero el fin es el mismo: «ser amada». Más allá de las épocas y los semblantes diferentes que se dispongan.

En cuanto a los hombres se refiere, es conocida también ese desdoblamiento de la mujer entre el amor y el goce (la madre y la puta) que los hace infieles; porque la problemática masculina en este punto es justamente arreglárselas con Una mujer, ubicarla como causa de su deseo.

Están estos hombres «típicos»en el sentido de «tradicionales» que pasean por cabarets o «puticlubs» que nombran a sus mujeres como «la bruja» o «la patrona», que son nombres que no hacen más que dar cuenta del tipo de elección amorosa que hacen: un tipo de mujer-madre que les planchan, les lavan, los cuidan…En fin, mujeres que se ocupan de ellos y les organizan la vida.

Y si estos hombres luego tienen una amante, o varias, el problema es ¿qué les pasa en la cama con «la patrona»? ¿Qué les pasa que no pueden arreglárselas con ella en la cama?

Como decía Freud ellos quieren a esa «patrona», pero para gozar en la cama con una mujer necesitan degradarla, faltarle el respeto… Y con «la patrona» no se puede…

¿Qué pasa entonces con «la patrona»? Porque ella es la «jefa» del hogar, organiza la vida de sus hijos y tapa la impotencia de su marido…

Podemos decir que el obstáculo es el falo, en el hombre en tanto no puede gozar con «la patrona». Y en este tipo de mujer el falo es obstáculo en tanto ella deberá dejarse tomar como objeto causa de deseo, digamos que prestarse al goce…Y la «patrona» está más en «hacer de hombre» («jefe» de familia) y hacerse cargo de sus hijos…

Digamos que este es un modelo clásico, tal vez modelo de otras épocas, que dibujaban a este tipo de mujeres con el palo de amasar en la mano, la escoba y la plancha…

Está claro, como dije antes, que los semblantes cambian; ya no es el palo de amasar su cetro fálico, pero hay otras caricaturas hoy en día, que así como dan cuenta de semblantes diferentes, el fin, la finalidad es la misma.

Seguiré en el siguiente post.

FUENTE: SCILICET. Semblantes y sinthome.

Categorías: Psicoanálisis