Psicología

Inicio Psicoanálisis Transferencia y Sujeto Supuesto Saber

Transferencia y Sujeto Supuesto Saber

Publicado por Betina Ganim

La vez pasada hablamos de la falta en ser como la política de la cura psicoanalítica: no ofrecer identificaciones, no propiciar la fantasía de un fin de análisis basado en la obtención de la felicidad. Pero para cumplir con este horizonte, lo importante es cómo se entra en un análisis.

Dijimos que el objetivo, lo que habilita la apertura analítica propiamente dicho es poner al rojo vivo la falta en ser, orientarnos a la división subjetiva.

sujeto sup saber

Para esto tenemos ese tiempo lógico necesario de las entrevistas preliminares. En este tiempo se trata de que el paciente agote su «expediente». Poder soportar que el paciente cuente la escena en la que está cubierto, dejar que despliegue su verdad, su fantasma.

De esto se trata cuando decimos que el analista debe operar como garante de la verdad del paciente en este primer tiempo de un tratamiento que llamamos entrevistas preliminares (a un análisis propiamente dicho)

Ser garante de la verdad implica también mantenerse a distancia de la verdad fáctica, de los hechos y también de los dichos, ya que lo que nos interesa es la enunciación, el decir, la posición enunciativa desde donde se dice lo que se dice. Allí encontraremos, cercaremos al sujeto del inconsciente.

Es decir, que el valor de la verdad no nos lo va a dar los hechos, sino la relación entre los significantes y de lo que el sujeto puede articular respecto de lo que dice.

En este sentido, alguien puede experimentar relatar lo mismo, pero se va modulando, los dichos se van modulando, y en la modulación es donde cercaremos al sujeto. Se trata de la implicación de alguien en sus dichos (no en sus actos, el famoso «hacete cargo»)

Se trata de la implicación en los dichos, lo que no tiene nada que ver con que eso levante síntomas.

Dijimos la vez pasada que hay que tomar «la falta en ser» como el corazón, el hueso de la experiencia psicoanalítica, y el esfuerzo del sujeto de encontrar ese ser ante el Otro.

Lacan dice que la experiencia analítica empieza con la falta en ser. La lógica de la cura implica un principio y un final. En el medio está la transferencia y la interpretación.

Como parte misma de la cura aparecen los obstáculos, puntos de detención en la cadena significante, donde se requiere la presencia del analista, que implica: silencio. Silencio en este punto (no significa que no diga nada nunca….) Silencio en este momento de detención para no completar esos puntos suspensivos con ningún sentido. Si suturamos este vacío vuelve a a aparecer el Yo, las identificaciones imaginarias, los ideales, etc.

La regla analítica fundamental es el fundamento de la transferecia, la transferecia «motor» de la cura, la transferencia simbólica.

Si alguien habla, incentivado por la regla analítica, ya con solo decir lo que dice aparece la transferencia. La transferencia es entonces una deducción lógica.

El Sujeto Supuesto Saber es un principio que hace a la lógica misma del ana´lisis, es una invitación al paciente a decir todo al «desorden»; es el fundamento mismo d ela transferencia. Nos e trata de que se le supone saber al analista, sino que e una noción universal que se da en el encuentro entre paciente y analista, un encuentro de suposiciones donde el acto del analista es la forma de hacer con el ser del analista El deseo del analista va en busca del deseo incosnciente.

Se trata del encuentro entre dos deseos.

FUENTE: «LA DIRECCIÓN DE LA CURA» SEMINARIO CITA, 2003

Categorías: Psicoanálisis