Psicología

Inicio Psicología Cognitiva Análisis DAFO

Análisis DAFO

Publicado por María Gómez

hand-982048_1280Hoy nos ocupamos de presentar una herramienta extremadamente útil para establecer una base situacional real sobre la cual diseñar un plan de actuación destinado a mejorar y a avanzar tomando las decisiones pertinentes y adecuadas. El DAFO engloba los términos debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades y realizando un profundo análisis de cada uno se delimitarán las estrategias correctoras que se deriven del diagnóstico obtenido.

Aunque la aplicación de esta técnica se destinó al ámbito organizacional, desde hace algún tiempo se lleva a cabo en diversos sectores de tipo social y económico. Además, a nivel personal resulta muy conveniente en cualquier etapa de la vida tanto para tomar decisiones importantes como para hacer un recorrido de la situación integral de la persona. Nos vamos a centrar, pues, en esta práctica para que el lector pueda ponerla en práctica cuando lo precise. Realizar un DAFO personal es un ejercicio bastante revelador de autoconocimiento y puede que te sorprendas del resultado tras el análisis profundo de los cuatro factores.

De las cuatro variables, las debilidades y fortalezas se consideran internas al sujeto en cuestión. Observarnos a nosotros mismos con sinceridad, honestidad y ausencia de críticas es un requisito imprescindible para delimitar fiablemente estos parámetros. No obstante, se trata de una tarea no exenta de dificultad puesto que confrontamos directamente con nosotros mismos y con los demás, sin caretas ni disfraces, y eso suele frustrarnos y que se han de realizar comparaciones con los otros y rememorar situaciones en las que fracasamos o tuvimos éxito.

Por el contrario, las amenazas y oportunidades pertenecen al nivel externo, por lo que nuestra capacidad de control sobre ellas se ve seriamente obstaculizado. Para su correcta realización, tendremos que manejar información fiable y verdadera acerca de, por ejemplo, el estado del mercado laboral, de la situación económica local y global, o de las variables personales más valoradas a nivel laboral y personal.

Existe una metodología que nos facilita el manejo de las variables. Se trata de elaborar una batería de preguntas para cada elemento a las que tendremos que responder previa reflexión. Por ejemplo:

¿Qué se me da bien hacer? ¿Qué estrategias utilizas cuando te enfrentas a un problema?

¿Sé reconocer mis fallos? ¿Acepto las críticas con buen talante?

¿Qué recursos de tu entorno sueles utilizar?

¿Qué tipo de problemas de tu entorno te afectan directamente?

Todo ello nos indica que hacer un DAFO realmente estratégico implica tiempo, dedicación, estudio y mucha honestidad. Por tanto, si de verdad pretendes conseguir una transformación significativa a nivel personal y de estructuras tanto de personalidad como social y laboral, merece la pena emplear tiempo en el desarrollo de esta metodología porque te dará gran cantidad de información primordial que sería difícil conseguir de una manera menos consciente y estructurada.

Aunque se trata de un trabajo individual, se recomienda que busques colaboración en personas que te conocen bien pero que pertenezcan a distintos entornos (familiar, grupo de amigos, compañeros de trabajo, etc), ya que en ocasiones, nos mostramos de manera distinta según con quien estemos.