Psicología

Inicio Psicología Cognitiva El quid es perseverar

El quid es perseverar

Publicado por María Gómez

¿Qué tienen en común una modelo, un futbolista, un músico, o una alta ejecutiva? Seguramente hayan iniciado su trayectoria desde la infancia. Descubrieron, a veces de manera fortuita, que poseían un talento para desarrollar alguna cualidad. Se esfuerzan con ilusión por trabajar sus debilidades y mejorarlas, y refuerzan sus fortalezas a la menor ocasión. Sin duda, todos se desviven por terminar cualquier tarea que hayan empezado. Es una cuestión de honor consigo mismo. Probablemente habrán fracasado en algún momento, pero eso no hace más que aumentar la motivación por volver a intentarlo. Cuando se marcan un objetivo, concentran todas sus fuerzas en perseguirlo. Al alcanzarlo, se sienten satisfechos pero si no lo logran no se resienten porque habrán luchado al límite. Pronto, continúan su camino y reorganizan metas o se marcan nuevas. Lo curioso es que hasta en los momentos difíciles demuestran una alta capacidad de superación y se resisten a abandonar a la menor contrariedad.

ants-803671_1280

Suelen gozar de la admiración de los demás. Realmente, es una admiración merecida aunque no es lo que les mueve en la vida. Su locus de control es interno ya que confían en sus capacidades y en sus aptitudes para aprender permanentemente. Paralelamente, practican el optimismo en todas las facetas de su vida y no tienen problemas de autoestima. Por lo general, buscan formas novedosas de hacer las cosas huyendo de la rutina, así pues, amplían su creatividad permanentemente.

Estos trazos corresponden a la elaboración de un retrato: el de la perseverancia. En efecto, es el quid de varias cuestiones vitales. La modelo debe cuidar su cuerpo de manera integral para conseguir contratos. El futbolista se mantiene en forma para cumplir con los requisitos de este deporte. El músico busca la perfección en sus expresiones musicales y a la alta ejecutiva le corresponde bregar con empleados, directivos, o la competitividad en los negocios. Ninguno de los cuatro habría tenido éxito sin perseverar, eso seguro. Incluye esta palabra en tu vocabulario, hazla evidente en tus actos

Convencidos de que se trata de una gran virtud, encendemos el piloto rojo para avisar de que, en general, hay que tener cuidado con llevar tal disposición al extremo. Cuando perseverar se convierte en obsesión o en inútil, pierde su sentido provechoso. No malgastes tu tiempo y esfuerzo, lo vas a necesitar para algo más importante. Habrás de usar tu inteligencia para percatarte de cuándo es mejor abandonar y reconducir tus empeños hacia otros menesteres. Analiza la probabilidad de éxito antes de tomar la decisión de embarcarte en un proyecto importante. Razona, ten criterio propio, bucea entre los fondos del asunto, toma las riendas de tu vida una vez más.

La gran revelación es que no se trata de una destreza innata,no. Al contrario, se aprende, se ejercita, se practica y se aplica. Considéralo como una forma de vida, una actitud.   Tú también puedes ser perseverante para aquello que tanto ansías conseguir. No resultará fácil, encontrarás un sinfín de dificultades, pero te aseguramos que todo, absolutamente todo, habrá merecido la pena.

 

Categorías: Psicología Cognitiva