Psicología

Inicio Psicología Laboral La siesta y sus beneficios

La siesta y sus beneficios

Publicado por Israel Rios

Estamos en una época en la que las horas de descanso son pocas, el trabajo y la actividad son muchas por lo que el ir cansado por la vida es algo muy normal.

Hay tradiciones que reflejan el buen saber de nuestros antepasados y una de esas tradiciones es la dormir la siesta. Se dice siesta a ese período después de las comidas y antes de seguir con la jornada laboral en el que dormimos un poco para recuperar.

cropped-1975068_1389104524697593_1990863993_n

En algunos casos se trata de todo un ritual con pijama incluido tal y como si fuera uno a dormir por la noche y en otros casos es solo un momento en el mismo lugar donde se mira a la televisión en el que se llega a desconectar con unos momentos de sueño. En cualquier caso los beneficios de realizar la siesta están más que demostrados y os vamos a hablar de los beneficios más importantes de esta tradición.

Si observamos a nuestros amigos los animales nos damos cuenta que alternan constantemente durante el día periodos de sueño con momentos de actividad y parece que el ser humano antiguamente también lo hacía de esta manera. Llegamos a la conclusión con lo que acabamos de decir que dormir como lo hacemos nosotros concentrándolo en 7 u 8 horas en la noche no es lo más natural ya que el organismo requiere de momentos de descanso para recargarse y continuar la marcha.

En este caso, el momento de la siesta cumple ese papel como un momento de desconexión física y mental en el que nos recargamos completamente con el objetivo de poder continuar con la mayor energía las actividades laborales, del hogar, etc.

No solo es que la siesta tenga beneficios para nuestra psicología sino que está demostrado que es una costumbre muy beneficiosa para nuestra salud física.

Napping es el término que se usa en inglés para referirse a la siesta, una costumbre muy normal en países como España pero que ahora se está poniendo de moda incluso en grandes empresas que tienen lugares y horarios para sus empleados puedan realizarla y así beneficiarse ellos y la misma empresa de los beneficios de esta actividad.

Se trata de recuperar energías y de esta forma estar con el mejor de los ánimos para afrontar el resto del día.

El origen de la siesta se remonta parece ser al siglo XI en la orden de San Benito en cuyos Monasterios se guardaba la hora sexta como el momento de reposo y descanso para poder afrontar el resto del día, o sea, el momento que va desde las 12 hasta las 3 de la tarde.

España, otros lugares del Sur de Europa, algunos países de latinoamérica, China, Taiwan, Filipinas y la India son los máximos exponentes de la siesta y buenos conocedores de sus beneficios.

La siesta mejora la memoria consolidándola y mejorando el aprendizaje. Después de una jornada mañanera de estudio intenso, la siesta nos produce un gran beneficio a la hora de retener lo que hemos aprendido.

No en vano el momento después de la siesta es el mejor para aprender cosas nuevas, el cerebro lo retiene todo mucho mejor.

El beneficio se nota sobre todo en el rendimiento laboral con una mejora de la atención y la concentración además de tener una motivación renovada.

Categorías: Psicología Laboral