Psicología

Inicio Psicología Cuerpo-Mente Sí al contacto físico

Sí al contacto físico

Publicado por María Gómez

Inevitablemente,  estamos inmersos en plena era digital. Todo es a distancia: correos electrónicos, videollamadas, mensajería instantánea por móvil, etc. Por supuesto, las ventajas son innumerables y estos avances han supuesto momento de la calidad de vida debido a la agilización de trámites, la promoción de una comunicación más fluida o la reducción drástica de tiempos de espera, por nombrar algunos ejemplos.

sisters-781098_1920

Pero al mismo tiempo, es igual de frecuente ver en un restaurante a una pareja comiendo en la misma mesa sin dirigirse la palabra, ni siquiera la mirada. Ambos están inmersos en algo mucho más interesante que cabe dentro de un pequeño teléfono.

Da miedo pensar que estemos olvidando cómo comportarnos cara a cara, piel con piel. Hasta hay personas que se sobresaltan al menor roce porque ya ni siquiera recuerdan sus terminaciones nerviosas cuándo fue la última vez que tuvieron contacto físico con otro ser.

Hoy queremos recordar que hay que tocar. Mejor dicho, hay que saber tocar. En aras de evitar ambigüedades  y confusiones, tendremos que saber diferenciar cuándo establecer contacto físico, con quién, cómo y con qué objetivo. Por todos es conocido el efecto beneficioso del contacto físico, de las caricias, de los abrazos que deben establecer las personas que rodean a un bebé entonces, ¿qué nos hace pensar que sus beneficios se diluyen conforme vamos creciendo? Todo lo contrario, nos ahorraríamos muchos problemas y trastornos con un buen abrazo dado a tiempo. Y es que la función terapéutica del contacto físico está demostrada, explotémosla. Nuestra salud física y psicológica nos los agradecerán.

Las personas que tocan al hablar, que muestran emociones mediante el tacto pero sin ser sobonas o manosear, son calificados como amables, honestos. No ponen barreras entre ellos y los demás, ni tienen temor a mostrar su sensibilidad.

Cuando una pareja deja de estar próxima físicamente, a nivel psicológico también se van distanciando y llega un día en que, simplemente, se acabó, la ruptura es inevitable.

En el deporte, el contacto físico entre los miembros de un equipo es importante para fomentar la unidad. También aumenta el rendimiento por lo que colabora en la obtención de mejores resultados.

Aspecto importante a tener en cuenta es tocar con criterio. Si no tenemos confianza con la otra persona hay ciertos límites que no podrás rebasar, bastará con un simple toque en el hombro.

En el ámbito laboral  procura no excederte. No suele ser bien recibido que un subordinado toque a un superior, sobre todo si la relación es estrictamente profesional.

Si te encuentras con alguien que muestra rechazo al contacto, no lo fuerces. Hay que ser respetuoso con las preferencias de los demás

En suma, el contexto en el que tiene lugar la interacción marcara el tipo y la cantidad de contacto que resulta pertinente. Hazlo de manera prudente, comedida, moderada hasta que veas la reacción del otro y te proporcione retroalimentación.

Demuestra tu amor, tu cariño a todos los que te rodean tocándoles. Ellos se sentirán queridos, cobijados, protegidos, aceptados. Infinitas ventajas a coste cero.

 

Categorías: Psicología Cuerpo-Mente