Psicología

Inicio conductismo Gestos que generan estados necesarios

Gestos que generan estados necesarios

Publicado por Israel Rios

A veces nuestra actitud corporal demuestras nuestro estado de ánimo y en la mayoría de las ocasiones no es el estado de ánimo que debemos de tener para poder afrontar las cosas de la vida diaria.

Os proponemos algo bastante original y además completamente demostrado por parte de la Psicología Conductista. En vez de generar unos movimientos o gestos a través de unas sensaciones, emociones, etc, pensemos al revés, hagamos gestos que nos ayuden a generar el estado emocional que necesitamos para afrontar nuestro diario vivir.

grandvalira_20120904_1691335138

¿Has visto como un deportista se anima si mismo haciendo gestos de victoria incluso cuando va perdiendo? pues bien, esto es lo que queremos desarrollar para que lo puedas aplicar en tu vida y teniendo en cuenta que está basado en estudios que demuestran la realidad de lo que os estamos contando.

Se trata de verificar la relación mente Cuerpo pero de forma bidireccional. Está claro que la mente y las emociones influyen en nuestro cuerpo a través de las gesticulaciones, movimientos, etc pero también es cierto, y esto es lo interesante de lo que os queremos transmitir, que al revés también funciona, o sea, que los gestos y movimientos que hacemos de forma voluntaria influyen en nuestra mente y en nuestras emociones.

A veces un cambio de postura o un movimiento es más que suficiente para poder activar la parte de nuestra psicología que queremos que funcione en ese momento.

Si lo que necesitamos es motivación, los gestos de tirar y atraer despiertan en nosotros estos estados y en las personas que tenemos alrededor. Cuando alejas algo de ti empieza a resultar menos atractivo y la motivación por conseguirlo disminuye pero si lo atraes con movimientos y gestos hacia ti, sucede al contrario, la motivación aumenta considerablemente.

Para aumentar la fuerza de voluntad ante algo que tenemos que hacer pero que no tenemos muchas ganas de realizar podemos hacer gestos de aumento de tensión muscular. Aumentar la tensión de los músculos de los brazos, de las piernas, tomar con fuerza una pelota en la mano, etc son gestos que aumentarán nuestra fuerza de voluntad para no abandonar y seguir perseverando.

La perseverancia aumenta cuando tenemos el cuerpo recto, estamos bien sentados y nos mantenemos con los brazos cruzados frente al pecho de forma firme.

Cuando necesitamos concentración en lo que estamos realizando y no lo conseguimos porque nuestra mente está divagando demasiado podemos usar la mano no dominante, o sea, la derecha para los zurdos y la izquierda en el caso de los diestros para poder hacer que el cerebro dirija su atención de forma forzada a lo que estamos realizando.

La persuasión se fortalece asintiendo con la cabeza, lavarse las manos nos quita la sensación de culpa, realizar movimientos inusuales nos activa la parte más creativa cuando necesitemos de ello.

Está claro que todo esto no es un truco de magia que nos va a solucionar el problema pero si es un método que nos ayudará a empezar a caminar por la vía que nos lleve a la solución o a encontrar lo que andamos buscando.

Categorías: conductismo