Psicología

Inicio Psicoanálisis ¿Cuál es tu arquetipo?

¿Cuál es tu arquetipo?

Publicado por María Gómez

magnifying-glass-1607208_1920

Cobran una gran importancia los arquetipos de Jung en la actualidad, aunque parezca una teoría psicológica antigua y en desuso. En realidad, nunca han dejado de aplicarse. Su visibilidad ha dependido de las modas del momento. En esta era en la que volvemos a hablar de la importancia de lo inconsciente, la psicología de los arquetipos resurge.

Jung defendía la idea de que existe existen fenómenos que influyen a nivel colectivo y que tiene un carácter universal, es decir, que son condición inherente al ser humano. Por lo cual, supera cualquier barrera cultural.

Aunque también defines doce arquetipos como representaciones de las distintas actitudes que adoptamos las personas.  Se trata de metáforas que dan cuenta de los fenómenos que inciden directamente en nuestra forma de ser y de vivir.

Por tanto, estamos hablando del plano inconsciente del ser, ese gran desconocido que nos acompaña incluso antes de nacer, desde la concepción misma. Entre sus funciones, se encuentra la de guiar nuestra forma de percibir y descifrar el entorno y su influencia sobre nosotros.

Según Jung, el escenario en el que nos toca vivir ejerce una influencia ancestral ya que es el lugar a través del cual se transmiten un compendio de pensamientos, traumas y/o vivencias que dibujan la vida de un modo determinado y especifico diferente del de otra persona.

Afirma que todas las culturas están bajo el yugo de estos esquemas, que abarcan desde la manera de hablar hasta los propios sueños. Está reflexiones dan cuenta  del carácter innato de los arquetipos.

Un uso óptimo de los arquetipos permite a un terapeuta experimentado detectar conflictos internos entre inconsciente una persona y su parte consciente. Este tipo de conflictos suelen ser la base de diferentes desequilibrios y trastornos psicológicos de los seres humanos, aunque la parte inconsciente con frecuencia es obviada, incluso negada.

Sin embargo, no sólo la psicología se beneficia de esta teoría sino que el mundo de la publicidad, del cine, por no hablar del mundo del tarot, están constantemente mostrándonos ejemplos de arquetipos.

A lo largo de la historia, los doce arquetipos se han engloban bajo diferentes grupos, sin destacar ninguno sobre los demás. Podrás elaborar tu propia agrupación en función de tus condiciones. Tómatelo como un juego.

Bajo sustantivos y adjetivos es tan llamativos como mago, inocente, héroe o sabio, existen multitud de test on-line que te llevarán a definir qué arquetipo se ajusta más a tu persona.

Por otro lado, nos parece adecuado decir que hay rasgos de todos los arquetipos en cada uno de nosotros, solo que dependiendo del momento de las circunstancias se desencadena uno u otro destacando sobre el resto. Por eso, es interesante revisar de vez en cuando qué arquetipo sobresale teniendo en cuenta el contexto vital en el que se halla  el individuo.

Entonces, es innegable que, como mínimo, los arquetipos es una herramienta más que podemos utilizar en nuestro beneficio: como recurso de autoconocimiento. Igualmente, es más que probable que se convierta en una actividad de divertimento que hará las delicias de todos en cualquier reunión familiar o de amigos.

Categorías: Psicoanálisis