Psicología

Inicio Psicología Educacional Conectivismo: nuevas formas de aprender

Conectivismo: nuevas formas de aprender

Publicado por María Gómez

Nos hallamos inmersos en la era del aprendizaje multidisciplinar y multiconceptual. En los entornos educativos y profesionales se promueve un tipo de aprendizaje más completo y más complejo ya que ha de tenerse en cuenta el contexto digital en el que se producen. Por tanto, es imposible obviar que los descubrimientos acerca del funcionamiento cerebral y la necesidad de aplicar los conocimientos en un entorno digital influyen sobre los nuevos puntos de vista en lo que aprendizaje se refiere.

board-540253_1280

Un modo concreto de aprender unido a la manera en que las nuevas tecnologías de la información le afectan se presentan como  los pilares sobre los que se sustentan los principios del conectivismo. Así, los rasgos más destacables de esta teoría se relacionan con ideas tales como la interacción en el aprendizaje, perseguir la autonomía personal o conectar diversas fuentes de información.

Se trata de un proceso que ha dejado de ser individual para convertirse en un entramado de conexiones y combinaciones que afectan al individuo pero también a las organizaciones y a la sociedad en su conjunto. La información se comparte constantemente y no siempre proviene de otras personas sino que las vías de transmisión son múltiples. En consecuencia, conceptos como cooperación, responsabilidad o participación activa forman el núcleo del aspecto teórico-práctico de la teoría. Además, uno de los planteamientos más significativos es aquel que recalca el carácter continuo de la corriente de información y de conocimientos en diversas direcciones por lo que los aprendizajes se construyen compartiendo, comunicándose unos con otros a través de diferentes medios.

Bajo estas premisas, el rol del aprendiz le transforma en un ser curioso hasta el extremo ya que la posibilidad de aprender se convierte en infinita en este contexto. A su vez, poseer más conocimiento  servirá para generar reflexión y pensamiento crítico que favorecerá el surgimiento de una sociedad más libre y respetuosa con el otro, con lo diferente.

Será necesario, pues, una toma de control sobre los aprendizajes y las conexiones lo que requerirá realizar continuas tomas de decisiones sobre qué, cómo, dónde, con quién/qué aprenderemos. No obstante, se establecerán sistemas de evaluación y valoración de las informaciones con el fin de asegurar la veracidad y credibilidad.

Inevitablemente, se crearán redes que interrelacionarán constantemente de maneras diversas dependiendo de las motivaciones y las intereses comunes que acerquen unas a otras. Los nuevos aprendizajes habrán de ser integrados a los previos y se desecharán aquellos que queden desfasados o caducos.

Por otra parte, el docente se convierte en un guía que orienta acerca de cómo identificar la información y su pertinente la organización. También, proporcionará asesoramiento para aplicarla correctamente. Es preciso que experimente una predisposición sincera para participar en las comunidades, incentivando a los alumnos y promoviendo la producción de conexiones de calidad y, sobre todo, ceder las reindad del control del aprendizaje a los propios alumnos.

Sin duda, se trata de un reto enorme en el ámbito educativo ya que requiere un cambio tanto en teorías como en prácticas docentes más cómodas o pautadas, por lo que el cambio de perspectiva deberá hacerse en el seno de toda la comunidad educativa.

Categorías: Psicología Educacional