Psicología

Inicio Psicoanálisis Programación neurolingüística (PNL)

Programación neurolingüística (PNL)

Publicado por María Gómez

Desde hace algún tiempo, en psicología hay una corriente de escuelas nuevas que propone  nuevas terapias o variantes y nuevos puntos de vista de las ya conocidas.  Hoy presentamos la programación neurolingüística (PNL). Esta terapia es muy efectiva para el tratamiento de fobias, traumas y cualquier obstáculo personal que impide la consecución de objetivos.  La teoría subyacente apunta a que alguna experiencia del pasado originó el desequilibrio presente.

psychologist-1015488_1920

La PNL  se aplica siguiendo unos pasos concretos.  En primer lugar, promueve una actitud de percepción de competencia y fortaleza en el paciente con el fin de prepararlo para afrontar el problema lo más dispuesto que sea posible. De este modo, el paciente se convierte en el que domina la situación el lugar del que es dominado. Durante el proceso, el terapeuta realiza una observación integral del paciente: estado de ánimo,  tono de voz, respiración, sudoración, etc. Estas variables le permiten valorar la situación y los progresos del paciente.

A continuación, se propone el uso de la visualización para localizar el momento pasado que produjo el trauma el trastorno de la fobia. Esta visualización se practica a nivel multisensorial ya que intervienen tanto las esferas olfativas, las auditivas como las visuales o incluso las kinestésicas.

Las instrucciones se basan en que el paciente a través de la imaginación salga de su propio cuerpo y observe la situación siendo un elemento externo a ella. Este ejercicio suele lograr que el paciente afronte el hecho desde una perspectiva nueva, por tanto, esta observación se realiza bajo una en un ambiente relajado y con niveles bajos de tensión y ansiedad.

Ambos pasos del tratamiento deben debilitar el origen el trastorno por tanto el paciente empieza a cambiar su conducta siendo cada vez más adaptativa. Se realizarán las sesiones que se consideren pertinentes. El psicólogo tomará la decisión teniendo en cuenta diferentes variables.

Con este método, se tienen en cuenta la los mensajes no verbales expresados por los pacientes puesto que forman parte de la comunicación de sentimientos y emociones y, muchas veces, nos proporcionan más información que las propias palabras.

Con este tipo de terapia se promueve la capacidad personal del cliente del paciente para que ejerza una acción activa en los cambios que producirán conductas exitosas.  Es más, el fracaso no es percibido como un obstáculo sino como una fuente de información continua que nos ayudará a deshacernos del problema.

Sin embargo, la complejidad de la terapia reside en la necesidad de acceder a nivel inconsciente de la mente para hallar la raíz del problema.  Esta tarea es compleja y puede llevarnos a errores.  Como consecuencia, el terapeuta tendrá  realizar una formación adecuada y profunda sobre este terreno previamente ya que será fundamental para poder desarrollarla con éxito con los pacientes. Esta misma razón es la que impide la auto aplicación de la terapia.

Se está produciendo una apertura hacia nuevos horizontes mentales. Empezamos a querer mirar dentro de lo que no vemos ni expresamos porque es más que posible que la mayoría de nuestros desequilibrios provengan del poder que el inconsciente ejerce sobre nosotros.

Categorías: Psicoanálisis